¿Cómo saber si tu hámster está enfermo? 

23 noviembre, 2019 - Maria José Sánchez Palomo

A los animales les ocurre un poco como a los bebés… ¡No pueden hablar y es complicado detectar que les pasa! A los ‘cachorritos humanos’ se les atiende por el lloro, es el mejor indicador, está claro, pero… ¿y a tu mascota? En este caso nos referimos al hámster. Si convives con uno de estos hermosos roedores seguro que en alguna ocasión te has preocupado por ciertos comportamientos y has pensado que tal vez estaba enfermo. En este post te contamos varios aspectos a tener en cuenta para que detectes si tu hámster está enfermo. 

Los hámsters no pueden hablar pero hay detalles que te indicarán si están enfermos (iStock).

La clave está en abrir bien los ojos y observarlo. Normalmente estos suelen ser animales fuertes, ¿eh? Hay indicativos que evidencian que deberías visitar al veterinario. por ejemplo, si está especialmente inactivo y muy aletargado. Recuerda siempre que ellos tienen especial actividad por la noche, así que toma nota y cuando caiga el sol detente a ver cómo actúa. Si consideras que está muy parado, en serio, algo puede estar ocurriéndole. Quédate bien atento o atenta por si hay otros síntomas… 

¿Más señales? La inapetencia, que no tenga apetito y al final durante varios días veas que apenas si necesitas cambiarle el comedero y surtirle de más pienso. También si ves que se rasca en exceso. En estos casos deberías cogerlo y ver si tiene algún bulto o si han aparecido rojeces o escamaciones en su piel. Hay dolencias que se manifiestan así, de manera muy visible. 

Puede que tu hámster necesite atención y cuidados para mejorar su bienestar (iStock).

Otros detalles que has de contemplar si quieres saber si tu hámster está enfermo está en sus excrementos. ¿Orina con la frecuencia habitual? Y sus excrementos, ¿son normales? ¿algún aspecto extraño, tal vez con sangre o incluso diarrea? Todos ello es clave para comentarle al veterinario si lo vieras pertinente y te diga si tu pequeñín está enfermito. 

Como puedes comprobar, al final se trata de estar alerta y detectar que algo se sale de lo normal. Estas mascotas no pueden hablar y normalmente no se expresan oralmente, vocalmente, por así decir. No emiten especiales quejidos y obviamente no tienen el ladrido del perro o el maullar de los gatos. Finalmente, te damos otras ideas para que puedas seguir de cerca al animal y detectar si podría estar ocurriéndole algo a nivel de salud y bienestar: estornudos y tos, temblores y sacudidas, ojos y nariz un tanto llorosos o que tenga los ojos especialmente apagados, que detectes bultos bajo la piel, cuando tenga la cola mojada o que esté especialmente estreñido.

Tener los ojos excesivamente llorosos es un indicativo de enfermedad (iStock).

Todo ello, si ves que hay varios factores que confluyen, has de consultarlo con tu veterinario de confianza. Él podrá observarlo y examinarlo y decirte cómo actuar. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.