Qué es la brucelosis canina y cómo puede afectar a tu perro

4 mayo, 2020 - Maria Aguirre

Toda experiencia maravillosa, como es adoptar un perro, tiene una parte menos bonita que también debemos conocer. Es el caso de las patologías más comunes en esta especie animal que pueden ser transmitidas al ser humano e incluso a otros animales. Una de la que es muy probable que hayas oído hablar o hayas leído aunque sea por encima es la brucelosis canina, también conocida por el nombre de la bacteria que la provoca, Brucella canis.

La orina, la sangre, la saliva o el líquido ocular o nasal son algunas de las formas de contagio (Foto: iStock)

Esta enfermedad no es, salvo excepciones, demasiado grave en los ser humanos, pero como toda patología zoonótica hay que tenerla muy presente en todo momento; es por ello que hay que tomar las precauciones pertinentes hasta asegurarnos de si un perro es negativo en esta bacteria que está extendida a nivel mundial entre todas las razas. Ten en cuenta que un macho puede llevar en su organismo la bacteria durante toda su vida, y el riesgo de que así sea y no se sepa es alto si el animal ha convivido en comunidades amplias con otros perros. Este riesgo es proporcional a las posibilidades de contagio, que se producen a través de fluidos contaminados del animal, como son la orina, la sangre, la saliva o el líquido ocular o nasal. En los machos también se puede transmitir por el semen y en las hembras por su flujo vaginal e incluso por su placenta.

En los perros, la brucelosis puede conllevar consecuencias graves como la esterilidad o el aborto. Esto se debe a que ataca al sistema reproductor, si bien es cierto que no afecta al celo de las hembras que la sufren. Además, también hay casos de animales infectados que no presentan síntomas.

Como siempre recomendamos en este tipo de textos dedicados a cuestiones sanitarias, lo mejor es siempre prevenir antes que curar. Y para ello nada como llevar siempre un control con el veterinario del animal, y acudir rápidamente a él en caso de detectar alguno de los síntomas que están relacionados con la brucelosis canina.

Uno de los más graves es un aborto espontáneo, y otro es la inflamación de los ganglios linfáticos, aunque si esto ocurre, tenga o no que ver con esta dolencia, se debe acudir con urgencia al especialista en todo caso. El fallecimiento de cachorros después del nacimiento, la esterilidad o la inflamación de los testículos en los machos son otras síntomas vinculados a la enfermedad que nos ocupa.

La esterilidad o el aborto son dos de las consecuencias graves de esta enfermedad (Foto: iStock)

Solamente el veterinario podrá diagnosticar la enfermedad, algo que suele hacerse mediante un cultivo de sangre. En caso de ser positiva la prueba, también será este quien determine el tratamiento, que requiere de la toma de antibióticos, por lo que se alarga durante varias semanas. Estos pueden ser administrados por vía intramuscular, oral o ambas.

En definitiva, la brucelosis canina es una enfermedad que conviene conocer porque de ese modo se puede tener siempre presente a la hora de tomar medidas de prevención para evitar contagios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.