6 consejos si llevas a tu perro a la nieve

22 noviembre, 2018 - Marta Benayas

facebook whatsapp

Con el frío invierno, nuestros hábitos y momentos de ocio cambian con respecto a otros momentos del año. Los bañadores y las terrazas abren paso a las jornadas en casa y sesiones de cine, sofá y manta. Lo mismo sucede con los viajes, la playa cambia por la montaña y el bañador por los esquís.

Si eres de los que adora llevar al perro a la nieve, estás de enhorabuena, no todas las razas pueden sobrellevar el frío bien, así que si tu fiel amigo es un fanático del duro tenéis que disfrutarlo al máximo. Eso sí, por mucho que tu peludito soporte el frío, no te olvides de tener en cuenta una serie de cuidados para que ambos disfrutéis de la nieve sin peligro.

Si es muy friolero ponle vaselina en las patas (Istock)

Si es muy friolero ponle vaselina en las patas (Istock)

6 consejos si llevas a tu perro a la nieve

1- Abrígalo en condiciones
Por mucho que el pelaje sea una gran protección para él, si acudís a un lugar muy frío lo más aconsejable es que le pongas alguna prenda para que esté más calentito, ya sea un jersey o un abrigo. Todo dependerá de cómo lleve lo de jugar a temperaturas muy bajas.

2- Las patas, un punto clave para evitar el frío
Las zonas principales por las que tu mascota recibe frío son las patas, la cabeza y las orejas. Es importante que apliques vaselina en las almohadillas de las patas para prevenir que se formen ampollas o grietas con el frío. Si crees que es necesario, no dudes en aplicar vendas térmicas o utilizar unos calcetines para perros. Toda preparación para el frío es poca.

3- Sécalo bien cuando lleguéis a casa
El frío y la nieve harán que esté húmedo así que, si no quieres que se acatarre, sécalo con una toalla o secador, incidiendo en las patas y los pliegues de la piel. Vigila que no tenga grietas del frío, y si lo ves necesario, aplica vaselina para hidratarlo.

No te olvides de abrigarlos como se merecen (Istock)

No te olvides de abrigarlos como se merecen (Istock)

4- Hidratación, fundamental
Probablemente tu perro no esté pendiente de beber agua, es más, con el frío ni le apetezca, pero debes vigilar que beba la cantidad recomendada para que no se deshidrate. ¡En este tipo de lugares es muy frecuente!

5- Ojo con lo que ingiere
Si es la primera vez que tu mascota ve la nieve quizás crea que se puede comer. Tendrás que indicarle que no se trata de un juguete, si se la come, podría intoxicarse, así que, cuidado.

6- Cuidado con el sol
La nieve supone un arma de doble filo en cuanto a las cuestiones dérmicas. Al igual que a ti te quema, con tu perro sucede lo mismo. Aplícale protección solar si vais a estar muchas horas fuera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.