Cómo saber si mi perro sufre síntomas de envenenamiento

2 marzo, 2021 - Maria José Sánchez Palomo

Los accidentes suceden, y el envenenamiento accidental de animales de compañía suele ocurrir cuando menos te lo esperas. Bien porque han tomado algo que no debían, porque han comido hierba que podría estar sometida a tratamientos específicos y para los que se utilizan productos químicos… Sea como fuere, es importante actuar a tiempo para que el problema no termine en tragedia y para ello es imprescindible estar bien preparado y detectar cuándo podría tu perro estar experimentando síntomas de envenenamiento. 

Existen ciertas señales que son inequívocas, sobre todo si se dan la confluencia de varias de ellas. Cuanto menos, puede ponerte sobre la pista para contactar con tu veterinario de confianza y que pueda examinar a tu can para comprobar qué le estaría sucediendo. Uno de los indicios más evidente suelen ser los vómitos y las náuseas. De hecho, los vómitos en no pocas ocasiones van acompañados de sangre, así que mucho ojo si esto sucede. Pueden ir acompañados de babeo excesivo y sudoración del animal, que lo veas agitado y con la respiración fuerte y rápida, con jadeos constantes que apenas cesan. 

Los vómitos y las diarreas son síntomas probables de envenenamiento en perros (iStock).

A esto suma la temperatura, el que presente fiebre. Si se da lo anterior, un imprescindible es utilizar un termómetro para ver cómo se encuentra. Podría ocurrir que de repente se marea y caiga al suelo en plancha. Atención y activación al instante si presenta mareos y cuidado por si al desplomarse se diera un golpe accidental que pudiera agravar la situación. Cosas peores y más extrañas se ven y las casualidades están a la orden del día… Toda precaución es poca. 

Seguimos reseñando detalles. Ligado a la sintomatología anterior están las convulsiones e incluso la parálisis. A la dificultad respiratoria y a la fatiga se podrían ir añadiendo evidencias muy notables de que tu perro sufre síntomas de envenenamiento así que ojo.

La fatiga y el decaimiento generalizado es otra posible consecuencia de un envenenamiento (iStock).

En ocasiones, esas consecuencias del veneno van apareciendo paulatinamente, conforme pasan los días. En este caso nos referimos a cierta desorientación y pérdida del apetito. Van dejando de comer y muestran una apatía absoluta aunque le pongas delante su snack favorito. Se va dando cierta hinchazón, tanto de las mucosas como del rostro y de algunas partes del cuerpo. Como te comentamos, esto se da paso a paso. En ocasiones conforme avanza el envenenamiento se va dando la rigidez muscular y el animal empieza a tener dificultades para desplazarse y mantenerse en pie. Los sarpullidos y las erupciones también son clave. 

Estos son algunos detalles. Como indicábamos al comienzo, abre bien los ojos y ve sumando evidencias y consulta con tu veterinario de confianza. Rememora tus últimos paseos con tu fiel compañero para saber qué ha podido ocurrir, en qué situaciones podría haberse dado algún tipo de riesgo y así toda esa información seguro que será de utilidad al profesional al que acudas para determinar exactamente qué ha podido suceder y qué le está ocurriendo a tu mascota. 

Es importante prestar mucha atención a la sintomatología que presenta tu perro si crees que podría ser víctima de un envenenamiento (iStock).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.