Mal aliento en gatos: a qué se debe y cómo evitarlo

28 diciembre, 2020 - Maria José Sánchez Palomo

¿Sabías que… siete de cada diez mininos presenta halitosis? Sí, el mal aliento es algo bastante frecuente en estos animales y es por eso que queremos daros algunas claves para conocer mejor el origen del mal aliento en gatos y cómo se podría evitar. Sí, es un efecto que puede revertirse si sigues una serie de pautas y consejos de los que te hablaremos a continuación. Pero para empezar lo mejor es ver el origen de la halitosis felina, ¿te parece?

A qué se debe el mal aliento en gatos

Existen diversos motivos que generan la halitosis en mininos. La más grave, por así decirlo, es a consecuencia de ciertas enfermedades, bien de hígado, de riñones o de estómago, entre otras. También se asocia con la diabetes, así que si ves que no sabes de donde viene ese mal aliento en gatos, consulta con tu veterinario para hacerle un chequeo a tu fiel compañero y comprobar si todo está en orden en su aparato digestivo y en su salud en general.

Otro punto importante es que tu gato lleve una mala higiene oral. Hay productos y snacks que se utilizan para que sus dientes y su boca esté en buen estado y así se evite que tengan este tipo de problemas. Esto está íntimamente ligado con el tema de la alimentación, pues si la dieta que tiene tu felino no es la adecuada, no ha de extrañarte que acabe oliéndole mal el aliento. Pueden además aparecer problemas de salud bucal que también le van a afectar a este respecto así que toma nota a continuación de varias de las maneras que pueden ayudarte a evitar el mal aliento en este tipo de animales domésticos. 

Siete de cada diez gatos adultos tiene problemas de mal aliento (iStock).

Cómo evitar el mal aliento en gatos

Lo fundamental está en la alimentación. Cuida mucho la comida que toma tu minino y procura que sea un alimento que reúna todos los nutrientes necesarios para su salud y bienestar. En caso de que la halitosis felina no termine de dar la cara y no se sepa a qué se debe, puedes probar cambiándole el pienso pues tal vez sea que esos platos que le pones a tu gato no le sienten todo lo bien que debiera. 

Otro imprescindible para terminar con ese mal aliento de tu animal de compañía es el tema de la hidratación. Cuanta más agua beba mejor, así que ponle siempre el cuenco con agua del día. Si no la termina en una jornada, a la mañana siguiente vuelve a ponérsela limpia y fresca y seguro que eso ayudará. Otra idea es colocar varios cuencos de agua por la casa, de tal forma que vas a probar que mejore su hidratación y tal vez, por ende, vayas poniéndole remedio a esto de la halitosis felina de tu amiguito.

Es importante que tu gato lleve una buena higiene bucodental para evitar problemas de halitosis (iStock).

La higiene bucodental es animales es otro punto fundamental. Cada cierto tiempo deberías llevarlo a un especialista veterinario para una limpieza bucal en profundidad. Por supuesto, tú deberías lavarle los dientes y la boca a diario, sobre todo si estás viendo que tiene mal aliento tu gato y quieres que se arregle, pues es algo un poco molesto y desagradable. 

Un truco más está en ponerle para comer o como snack hierba gatera. ¿Has oído hablar de ella? Es una planta parecida a la hierbabuena o a la menta que suele atraer muchísimo a los gatos. La ven y sienten la necesidad irrefrenable de refregarse con ella y de comérsela, de morderla. Deja un olor a menta que te ayudará a combatir este mal aliento del que tanto te hablamos y que seguramente estés sufriendo. 

Si no terminas de detectar de dónde procede el problema de mal aliento de tu gato, consulta con tu veterinario para que investigue el origen (iStock).

Si pruebas todo esto y sigues percibiendo que a tu minino le huele mal el aliento, lo mejor es que consultes con el veterinario para ver qué podría estar ocurriendo y de qué manera puedes ayudar a tu gato. Tranquilidad porque seguro que entre una cosa y otra consigues detectar el origen de ese mal aliento en gatos que, como te comentábamos al comienzo, es más frecuente de lo que podrías imaginar. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.