Cómo preparar a tu gato antes de ir al veterinario

30 noviembre, 2018 - Maria José Sánchez Palomo

facebook whatsapp

Los gatos son animales a los que, por lo general, no les gusta especialmente salir de casa, sobre todo que los saquen de su hogar, la verdad… Cuando toca visitar al veterinario –por ejemplo, cada vez que toca cita por el calendario de vacunas de tu gato– es probable que se pongan nerviosos por lo que queremos darte unos consejos para que la visita sea lo menos conflictiva posible. 

Es recomendable mantener la calma ante el gatito (iStock).

Es recomendable mantener la calma ante el gatito (iStock).

Para empezar has de plantearte cómo vas a llevarlo, si bien en un transportín, que es lo recomendable, en coche o en otro medio de transporte. Jamás lo lleves en brazos, ¿eh? Podría asustarse y acabar huyendo o algo peor. Es importante que tengas algo para llevarlo. Como te comentamos, el transportín es lo mejor pero también es una opción usar una bolsa de viaje que tenga la parte de abajo rígida y claro, según el peso del animal. Si te compras transportín, mejor con la puerta delantera y que se pueda quitar por completo la parte de arriba, que la mascota vaya cómoda. 

En cuanto a ir en coche o andando, dependerá de la distancia que haya hasta el centro veterinario, eso debes valorarlo. Igualmente, como ya apuntábamos justo en el párrafo anterior, piensa en cuánto pesa tu felino si tienes que andar un poco. 

Hay que plantearse cómo vas a llevar al gatito a la consulta veterinaria (iStock).

Hay que plantearse cómo vas a llevar al gatito a la consulta veterinaria (iStock).

Otro consejo: tranquilidad ante todo. Has de transmitirle al animalito que no pasa nada. Ellos son muy sensitivos y rápidamente pueden captar que algo va a suceder. Lo mejor es mantener la calma y acariciarlos para que se sientan respaldados y no piensen que en breve ocurrirá algo. Una vez llegues a la clínica, mantenlo guardado. si hay gatos u otros animales podría ponerse nervioso y es mejor evitar situaciones de estrés o ansiedad. 

Algunos expertos recomiendan pulverizar la caja donde vamos a llevarlo –bolso o transportín– con feromonas al menos 30 minutos antes de salir de casa. Es una fórmula que ayuda a que el gatito esté tranquilo antes de abordar la consulta con el veterinario. 

Si sigues estos consejos verás que todo marcha sobre ruedas. Una última recomendación: si nunca has metido al animal en un transportín o en bolso alguno, es interesante que los días previos vayas familiarizándolo con la caja. Si lo dejas todo para el mismo día del a citación veterinaria eso puede suponerle un estrés añadido. No hay necesidad y en ese caso además jugará en tu contra. Poco a poco, despacio, deja las prisas a un lado, y verás que con estas orientaciones sobre cómo preparar a tu gato para el veterinario todo fluirá de forma natural y tranquila. Este debería ser uno de los cuidado básicos de los gatos para que ellos siempre estén a gusto y lleven una vida placentera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.