Facebook

► 5 formas de acariciar a tu gato que le van a encantar - Yo amo a las mascotas

5 formas de acariciar a tu gato que le van a encantar

2 noviembre, 2017 - Marta Benayas

Los gatos son unos animales que se caracterizan por ser muy independientes –y fáciles de mantener-, pero eso no significa que no sean cariñosos y no les guste que les hagan caso. Es más, los mimos y caricias les encantan, y si conoces los puntos adecuados para acariciarlo, tanto tu gato como tú disfrutaréis de un rato de relax y tranquilidad.

Si no has tenido gato antes es normal que no sepas muy bien cómo acariciarlo. Lo primero que tienes que hacer es establecer un vínculo de confianza. Deja que sea él el que se acerque y se relaje. Será en ese momento cuando lo puedas tocar tranquilamente. Si tu gato acerca la cabeza a tu mano o si se recuesta de lado son claros signo de que lo que quiere es una buena dosis de mimos y caricias.

¿Cómo saber si lo estoy acariciando bien?

Muy sencillo, aunque los gatos no hablen, no significa que no se comuniquen. Cuando el gato está contento y relajado ronronea y va subiendo de intensidad conforme se vaya sintiendo más feliz. Para saber si tu gato quiere que dejes de acariciarlo basta con observar su postura, si está en tensión, tiene la cola erizada y las orejas hacia atrás significa que prefiere hacer otra cosa.

Las caricias que volverán loco a tu gato

Hay una serie de zonas con las que tu gato disfrutará mucho.

  1. La cabeza: En especial la zona de la mandíbula y el cráneo.
  2. Cógele el rostro con ambas manos delicadamente y deja que las palmas de tus manos entren en contacto con sus mejillas. Le encantará.
  3. Las orejas: Son un punto que les encanta, delante y detrás. Acarícialo suavemente con la yema de los dedos.
  4. Los carrillos y la zona de detrás de los bigotes.
  5. Una ‘maxicaricia’ desde la cabeza hasta la cola, le encantará.

Lo que no debes hacer

  • Acariciarlo desde la cola a la cabeza. Los gatos en este sentido son muy ‘clásicos’ y prefieren que lo hagas en la dirección correcta, de la cabeza a la cola.
  • No les toques la barriga, a diferencia de os perros, no les gusta. Si estás acariciando a tu gato y se pone boca arriba lo más seguro es que sea una invitación para empezar a jugar. Ten cuidado ya que podría arañarte, aunque no sea con mala intención.
  • Si vas a acariciarlo cerca de la cola no seas brusco, acércate poco a poco para comprobar si le gusta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.