Cómo viajar con tu perro en el coche

1 Agosto, 2017 - Marta Benayas

facebook whatsapp

Ningún perro es igual a otro, mientras que para unos viajar en coche es una delicia, para otros se convierte en una verdadera tortura y para ti en una odisea. Para que el trayecto -por muy corto que sea- no suponga ningún peligro para ninguno de los dos hay una serie de pautas que debes tener en cuenta.

En primer lugar, tu mascota tiene que ir atada, eso de llevarla sobre tus rodillas o en el asiento del copiloto sin ningún tipo de sujeción es una práctica que puede provocar un accidente de la forma más absurda. Piensa que si por ejemplo eres de los que pone a su perro como copiloto éste puede saltar sobre tu regazo para llamar tu atención e incluso desviar el volante. Mejor no te arriesgues y ata su correa al cinturón de seguridad. En la mayoría de tiendas caninas puedes encontrar este tipo de correas especiales para cuando los perros viajan en coche.

Una buena correa para el coche es fundamental (Foto: iStock)

Una buena correa para el coche es fundamental (Foto: iStock)

Si tu mascota es muy inquieta y ni atada se tranquiliza, otra opción es que la lleves dentro de su transportín. Dentro se sentirá como en casa y podrá tumbarse y relajarse. Además a ti no te distraerá con la conducción.

Cuando lleves a tu mascota en un viaje largo tienes que tener en cuenta -más que nunca- que has de parar cada 2 horas como máximo y dar un paseo para que tu perro pueda hacer sus necesidades y coma y beba agua. Intenta que corra para que así se canse y pueda dormir la mayor parte del camino. Además, no te olvides de llevar una botella de agua accesible para darle de beber mientras viajáis, sobre todo si hace calor, y así evitar la deshidratación.

Si tu mascota es de las que se marean y sabes que os va a tocar pasar unas horas en el coche puedes darle algún medicamento para el mareo, si tienes dudas consulta a tu veterinario para que te aconseje cuál es el más adecuado.

Si vomita en el coche habla con su veterinario (Foto: iStock)

Si vomita en el coche habla con su veterinario (Foto: iStock)

Si además tampoco le gusta que lo montes en tu vehículo te recomendamos que intentes que se familiarice con él lo antes posible, puesto que es un medio de transporte que tendrá que utilizar a lo largo de su vida aunque no quiera. Prueba a poner una mantita que le guste o a dejar algún juguete en el asiento para que así reconozca su olor y se quede más tranquilo.

Como ves, viajar en coche con tu mascota no tiene por qué convertirse en una experiencia traumática siempre que sepas cómo llevarla y acostumbrarla a los trayecto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.