6 consejos para hacer el camino de Santiago con tu perro

3 abril, 2018 - Marta Benayas

El Camino de Santiago es una de las experiencias más enriquecedoras que puede vivir una persona, los paisajes, el recorrido y lo que realizarlo supone a nivel espiritual es la motivación más grande que se puede tener a la hora de llevarlo a cabo.

Aunque muchos recomiendan hacerlo solo, una buena compañía siempre ayuda, sobre todo en los momentos en los que las fuerzas flaquean. Si quieres que tu perro sea tu apoyo en esta experiencia enhorabuena, te aseguramos que vuestra relación se fortalecerá todavía más, pero debes tener en cuenta una serie de pautas para que ninguno de los dos corráis peligro ni os lesionéis que explicaremos a continuación.

El tamaño y el fondo físico, dos factores a tener en cuenta

Si tu amigo peludo es pequeño y no tiene mucho fondo físico será mejor que descartes la idea si lo que quieres es hacer gran parte del recorrido andando. Lo ideal sería que tu perro fuese de una raza de tamaño mediano o grande y que estuviese habituado a largos paseos y carreras por el campo.

Prepara a tu mascota

Que salgáis a pasear una o dos veces al día no es suficiente, este viaje requiere una musculatura fuerte y desarrollada así que lo mejor es que uno o dos meses antes empieces a salir con tu mascota a dar largos paseos con un calendario de tiempos y kilómetros.

Chequea que todo esté en orden

Antes de nada, lleva a tu mascota al veterinario para que controle el estado de salud de tu perro, vigile si falta alguna vacuna y detecte si tiene algún tipo de carencia para que podáis ponerle solución antes de comenzar la ruta.

Examina el recorrido que vais a hacer

Las zonas pueden variar mucho y lo mejor que puedes hacer es controlar cómo será el terreno para evitar sorpresas y así realizarlo mucho más tranquilo.

Planifica los descansos y las zonas de reposo

Hacer el Camino de Santiago con tu mascota es sinónimo de planificación, organiza vuestra ruta y asegúrate de que en los albergues donde os alojéis están permitidos los perros. Haz lo mismo con los restaurantes, elige los dog friendly para no llevarte ninguna sorpresa.

Prepara su equipaje

No te olvides de incluir ropa, agua, comida y snacks para que coja fuerzas cuando descanséis. Los caminos que realizaréis son duros sí que no te olvides de llevar un botiquín con una crema para masajerale las patas, repelente para mosquitos y unas botas especiales de senderismo para algunos tramos del Camino.

Este viaje se convertirá en una experiencia inolvidable en vuestras vidas, y para tener un buen recuerdo y no llevaros ningún susto, recuerda que es fundamental una buena planificación y organización. Y lo más importante, disfrutad de cada momento del viaje.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.