Cómo saber si mi tortuga se va a morir

25 enero, 2021 - Maria Aguirre

Hablar de la muerte nunca es agradable, pero de igual forma que debemos romper el tabú que sigue existiendo en torno a ella en los seres humanos, es necesario que lo hagamos también con las mascotas porque esta, más tarde o más temprano, también les llegará a nuestros compañeros de vida.

Todas las especies dan muestras de que están mayores o enfermas. Son señales de que su vida puede correr peligro. Ante la primera poco se puede hacer más que facilitarle la mejor calidad de vida posible en lo que queda en la Tierra, pero ante la segunda sí que podemos evitar la tragedia si sabemos detectarlas y actuar con rapidez.

Lo importante es proporcionarle una buena calidad de vida (Foto: iStock)

En el caso de las tortugas, un animal presente desde hace muchos años en multitud de hogares, sobre todo donde residen niños pequeños, hay un síntoma que es realmente preocupante: que dejen de comer. Especialmente si ocurre durante varios días seguidos. Lo mejor, de hecho, es no esperar tanto para llevarla al veterinario si ves cuando vas que a la tuya le ocurre algo así.

Tampoco es una buena premonición que la tortuga no pueda defecar o que se muestre débil, excesivamente estática, sobre todo si busca una zona escondida y tranquila donde pasar mucho rato durmiendo. Esta apatía, incluso en un animal tan tranquilo como este, es algo a tener muy en cuenta porque puede estar relacionada con un problema grave de su salud. Suele ir acompañada de dificultad para moverse, arrastrando en exceso sus patas.

Aunque estas son las señales más peligrosas, hay más ante las que tomar la decisión de acudir de inmediato al veterinario. Por ejemplo, si emite silbidos al respirar, si le cuesta tanto tomar aire que abre la boca de forma exagerada, o si tiene una especie de diarrea. También si se le desprenden las escamas o su tono de piel no es el habitual.

Hay que estar atentos a determinados síntomas (Foto: iStock)

No quiere decir que todos sean síntomas de que la tortuga se vaya a morir, pero sí de que puede existir una enfermedad grave que, de no tratarse a tiempo, pueda desembocar en su fallecimiento, así que conviene acudir de urgencia al especialista.

Y a todo esto, hay que añadir la muerte por causas naturales, para lo cual es recomendable informarse bien de la esperanza de vida de la especie de tortuga que has adoptado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.