6 consejos para alimentar correctamente a una cobaya

15 agosto, 2019 - Maria Aguirre

La alimentación es uno de los factores más importantes que tiene cualquier persona que tenga la responsabilidad de cuidar a un animal. Se tiene que llevar un control notable de la dieta del animal, siempre de la mano del especialista, y evitar salirse de los límites establecidos. Eso de dar de comer cualquier cosa, o lo que funciona para animales que pueden parecer similares (cuando no lo son tanto), se acabó. Esto parece una obviedad, pero todavía hay gente que no entiende que, igual que gato y perro no comen lo mismo, tampoco lo hacen, por ejemplo, el conejo y la cobaya. De hecho, vamos a profundizar en la alimentación de esta última porque es uno de los animales que más se adopta como mascota en los últimos tiempos.

Las cobayas son animales herbívoros (Foto: iStock)

La cobaya empieza a alimentarse desde muy temprano, aunque al comienzo de su vida también lo haga de la madre -hasta la tercera semana aproximadamente-, como todo mamífero. Su esperanza de vida es corta, pero si le proporcionamos todo lo que debe comer, esta tendrá muchas más opciones de verse ampliada.

El heno es el alimento esencial para una cobaya joven una vez se ha producido el destete. Lo requieren las 24 horas del día en estado fresco, ya esté mezclado o no con alguna flor, porque de él depende el correcto desarrollo de su dentadura, una de las zonas de su cuerpo más delicadas, y también es fundamental en la adaptación y entrenamiento del sistema digestivo del animal. Además del heno, las cobayas jóvenes necesitan un par de raciones diarias de un pienso que sea de calidad, ya que es el alimento que les permitirá continuar con un crecimiento adecuado.

Todo esto es lo recomendable en animales jóvenes, menores de 15 meses, si bien la edad adulta es alcanzada por una cobaya sobre los 8 meses. A los individuos que estén en esta franja de edad, al mismo tiempo que les proporcionas heno como alimento fundamental de su dieta, deberás introducirles en el universo de las frutas y verduras. No todas tienen el mismo gusto, así que ofréceles distintas opciones -manzana, melón, diente de león, pimientos, rúcula, zanahoria, etc.- y ve ajustando en función de su reacción, aunque cuanto más variadas sean las raciones, mucho mejor para su salud.

Ya en edad adulta, a partir de los 8 meses como hemos citado antes, las cobayas tienen que comer durante todo el día por el funcionamiento de su intestino, que necesita ser estimulado de forma constante. Por ello, que tengan acceso las 24 horas a heno se convierte en algo todavía más importante; es trascendental para prevenir problemas de salud muy graves en el pequeño animal.

Las cobayas deben comer continuamente para que funcione correctamente su intestino (Foto: iStock)

Por lo demás, a medida que avanza su edad, la regla que debes seguir es la de reducir el pienso y mantener una proporción alta de fruta y verdura, aunque lo recomendable es que sea el veterinario el que te asesore en todo momento cómo alimentar a tu animal, ya que este puede tener unas circunstancias concretas. Una de ellas es, si es una hembra, que esté embarazada, momento de su vida en el que necesitará aportes extras de calcio y vitamina C.

Por supuesto, el sentido común es imprescindible para que la cobaya esté bien alimentada. Sobra decir que el azúcar, en todas sus variedades, productos de origen animal –¡son herbívoros al 100%!-, las dietas excesivamente repetitivas, los productos comerciales de baja calidad o aquellos ingredientes aptos para el consumo humano exclusivamente, están altamente desaconsejados para las cobayas. No somos la ley, pero debemos catalogarlos como prohibidos para que así te salten los sistemas de alerta con más fuerza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.