Por qué los gatos tienen tanto miedo a los pepinos 

10 diciembre, 2019 - Maria José Sánchez Palomo

¿Habías escuchado alguna vez que los mininos sienten auténtico pavor a los pepinos? Sí, como lees. No te frotes los ojos que lo que ves aquí escrito es real como la vida misma. Muchos podrían llegar a pensar que se trata de una leyenda urbana, de esas historias que circulan por ahí sin base de autenticidad ninguna. Sin embargo, en este caso hemos de decirte que es verídico: ¡Los gatos tienen miedo a los pepinos! Y, ¿sabes qué? Conocemos el motivo de ese sentimiento que despierta este alimento en los felinos… 

Parece ser que el quid de la cuestión está en que esta hortaliza se podría asemejar en cierta medida a las serpientes y los gatos enloquecen ante estos animales que llegan a ser muy peligrosos. En YouTube encontrarás muchísimos vídeos que enseñan cómo reaccionan estas mascotas ante la presencia de un pepino. Que sí, que suena a broma, a chiste malo, pero es real. Echa un vistazo a esa plataforma y alucinarás con las imágenes. 

La agresividad de los gatos siempre tiene una razón, un origen (iStock).

Esa es la teoría más extendida pero hay algunas realmente interesantes. Están quienes consideran que los gatos sienten pánico cuando están en presencia de cualquier fruta y verdura. Probablemente ese miedo a lo desconocido, a no saber exactamente qué tienen ante sus ojos, termine por generarles emociones irracionales que ni ellos bien sabrían explicar el porqué de su origen. 

Es posible que el miedo de los gatos a los pepinos sea irracional (iStock).

Apuntan los expertos en comportamiento felino que los mininos son seres neofóbicos, que tienen miedo y aversión a todo lo nuevo, a aquello que no conocen ni saben qué es o para qué sirve. De ahí esas reacciones que te comentamos en redes sociales y en YouTube. ¡Te quedarás sin palabras! Al final se trata de instinto animal, de reaccionar ante lo que creen que supondría algún peligro para ellos y para su bienestar, ni más ni menos. ¿Hay algo más lógico y natural que eso?

Si convives con gatos, si tienes mininos como mascotas, te aconsejamos que no hagas la prueba, no vaya a ser que el experimento no termine de manera satisfactoria. Déjalo deambular por casa, como siempre, y si surge la situación y puedes vivir en primera persona esa reacción tan curiosa, intenta grabarlo y compartirlo en las plataformas de vídeo y en social media.

Cuando no conocen algo bien, se quedan con los ojos bien abiertos y atentos (iStock).

Los animales son seres maravillosos con mil y un matices y diferencias de caracteres. En el caso de los gatos, estos suelen ser espontáneos y emocionales, imprevisibles. El tema de los pepinos y el pavor que muestran ante esta hortaliza es un buen ejemplo de ello. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.