Por qué los gatos tienen miedo al agua

17 septiembre, 2019 - Maria José Sánchez Palomo

¿Realidad o ficción? ¿Un mito, una leyenda urbana… o realmente los gatos le tienen miedo al agua? Esto es algo que siempre se ha dicho y lo cierto es que es así: los mininos, en cuanto ven un grifo abierto, salen huyendo. El agua para beber, ni más ni menos. Y para ducharse ya están ellos y la lengua de los gatos, el mejor peine y limpiador jamás conocido, ¿verdad?

Los gatos utilizan su lengua para asearse (iStock).

En este post queremos contarte el porqué los gatos tienen miedo al agua. En general sucede así, aunque obviamente siempre hay excepciones para confirmar la regla. Este pavor al H2O viene, según explican en libros de historia y saber popular, a que los ancestros y antepasados de estos animales vivían en desiertos. En estos el agua apenas se veía, solo para lo justo y necesario. 

Con los años, los gatos han ido evolucionando y sobreviviendo a los tiempos como una especie doméstica que no ha estado especialmente familiarizada con el agua, y de ahí probablemente venga ese miedo que manifiestan. 

Sea como fuere, apuntan muchos expertos que va a depender del acercamiento que se le de al animal con el agua. Es decir. Si tú vives en un lugar de playa, tienes piscina, y el animal desde cachorro realiza acercamientos con el medio acuático, probablemente no le vaya a encantar, eso seguro, pero sí es posible que no sienta auténtico terror al pensar que puedan zambullirlo en una bañera.

Se puede conseguir que un gato no le tenga miedo al agua (iStock).

Los veterinarios no recomiendan que se laven a los gatos con agua, pero hay muchas personas que con objeto de que estos felinos se familiaricen con esta sustancia, poco a poco los van mojando cuando son cachorros. No pasa nada pero antes de dar cualquier paso es mejor informarse para no equivocarse. Y es que el hecho de mojar a los gatos conlleva, por un lado, que se les reseque la piel. Por otro, elimina las feromonas que son las que permiten la comunicación entre estos animales y sus semejantes. 

Los veterinarios no recomiendan que se bañen a los gatos (iStock).

Dicho lo cual, ya lo sabes. Los gatos son limpios y pulcros pero prefieren mantenerse perfectos de otra manera. De hecho, siempre están impecables, por así decirlo, y son los galanes y las señoras del mundo de los animales domésticos. Otro aspecto último a tener en cuenta es que tienen un sistema respiratorio algo delicado, por lo que esas dificultades para respirar cuando están en el agua o se zambullen probablemente sea otro de los motivos por los que no les gusta demasiado el contacto con este medio acuático.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.