¿Se puede dar comida de gato a tu perro y viceversa?

21 Noviembre, 2017 - Marta Benayas

facebook whatsapp

Si eres de los que tienes un perro y un gato en casa, estás de enhorabuena, seguramente no tengas ni un minuto para aburrirte y el ambiente en el hogar sea de lo más divertido. Probablemente te hayas preguntado alguna vez qué puede pasar si ambos animales se acostumbran a comer la misma comida.

Si un día te quedas sin comida para tu perro y tiene que comer la del gato -o viceversa- no pasa nada, siempre y cuando sea algo puntual. Pero si lo conviertes en una costumbre podría perjudicar seriamente la salud de tus mascotas y ahora vamos a explicarte el por qué.

Organismos diferentes

Los perros y gatos son animales diferentes y cada uno tiene un organismo que produce y necesita sustancias distintas. Aunque a simple vista, el alimento para perros y gatos pueda parecer similar, en realidad no lo son.

Cada uno necesita un tipo de comida determinada (Istock)

Los gatos necesitan una serie de vitaminas y proteínas que su organismo no es capaz de generar mientras que los perros sí. Estos son:

  • La taurina: Este aminoácido, que pueden producir los perros, es importante para la salud de tu gato. La comida pensada para los mininos tiene las cantidades necesarias para que tenga una dieta equilibrada, pero el pienso de los perros no lo posee. ¿Qué pasa si el gato no consume taurina? A la larga puede tener una cardiomiopatía hipertrófica, una enfermedad que afecta al músculo del corazón, pudiendo en el peor de los casos provocar la muerte.
  • La vitamina A: Necesaria para el buen funcionamiento de su organismo. La comida para gatos posee las dosis adecuadas mientras que los alimentos para perros en su lugar contienen betacaroteno, que el can es capaz de transformar en vitamina A, pero el gato no.
  • Ácido araquidónico: Se trata de un ácido graso fundamental para los gatos que sin embargo los perros no necesitan (y por tanto, no está presente en su pienso).
  • Proteínas: Aunque ambos animales las necesitan, en el caso de los perros los niveles son mayores.

¿Qué pasa si mi perro se come la comida del gato?

Seguramente hayas visto que tu perro se ‘abalanza’ sobre la comida del gato, es normal. Los canes tienen menos sentido del gusto y se comen prácticamente cualquier cosa que tengan delante. Las altas dosis de grasa y proteínas presentes en el pienso para gatos no son la mejor opción para tu perro. Si lo acostumbras a comer la comida de gato con el paso del tiempo tendrá sobrepeso (y padecer vómitos, diarreas o incluso daños hepáticos o renales) y además su organismo necesitará vitaminas y minerales que no están presentes en el pienso gatuno.

Establece horarios y sirve la comida en cuartos diferentes (Istock)

¿Y si mi gato se come la comida del perro?

Como ya hemos explicado antes, las diferencias en el organismo del perro y el gato hacen que cada uno necesite un tipo de sustancias. Aunque para el perro no sea del todo perjudicial (a corto plazo) comerse la comida del gato, para el gato comerse la del perro sí. La razón es muy sencilla, el minino al necesitar sustancias que no están presentes en el pienso de perros (porque los canes son capaces de fabricarlas) si se alimentan sólo de este tipo de comida tendrán fuertes carencias nutritivas.

¿Qué hacer para que no se coman la comida del otro?

Si tus mascotas adoran ‘picotear’ la comida ajena, lo mejor es que se la pongas a cada uno en una habitación diferente de la casa y que establezcas horarios. Pon la comida a una hora determinada y después retírasela hasta que sea la hora de la siguiente toma, así evitarás las posibles tentaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.