Qué hacer si adoptas un perro que está traumatizado

22 febrero, 2019 - Marta Benayas

Una de las cosas más bonitas que puedes hacer si amas los animales es adoptar un perro. El vínculo que se establece entre las personas y los peluditos es tan grande, que muchos afirman que sobrepasa el amor entre humanos. Y es que, si por algo se caracteriza la personalidad de los canes, es por la fidelidad y lealtad hacia sus amos.

Sin embargo, este carácter tan sentimental puede convertirse muchas veces en un arma en su contra, ya que en la mayoría de los casos se vuelven muy susceptibles cuando pasan por un episodio traumático como pueda ser el maltrato o el abandono, dos de los problemas principales que han sufrido la mayoría de los que están en perreras o refugios.

Si decidimos que queremos acoger a un perro que pueda haber sufrido un trauma, debemos ser más cautelosos que nunca con nuestro comportamiento ya que el animal es extremadamente sensible y además de estar asustado, será muy desconfiado.

La paciencia es crucial (Istock)

La paciencia es crucial (Istock)

Qué hacer si adoptas un perro que está traumatizado

Lo primero que tienes que hacer es tener paciencia y asimilar que necesitará su tiempo para sentirse a gusto contigo y darte muestras de cariño. Lo normal es que durante el primer mes se muestre distante y que poco a poco, las muestras de cariño vayan en aumento.

Prepárale en casa un buen rincón acogedor y hazle entender que será para él, para que se sienta cómodo. Lo más seguro es que al principio el animal sienta reparos al acercarse a dicha zona, pero con el paso del tiempo, poco a poco se acostumbrará a la zona.

Puedes ayudarle en su proceso de adaptación premiándolo cada vez que se acerque a esa zona y, literalmente, montándole una fiesta. Es importante que se dé cuenta de que tú quieres lo mejor para él.

Como cualquier proceso, lleva su tiempo (Istock)

Como cualquier proceso, lleva su tiempo (Istock)

No escatimes con los mimos, es más, cuantos más le hagas mejor. Eso sí, muchos canes necesitan su tiempo para darse cuenta definitivamente de que ya no volverán a sufrir ese maltrato que tanto mal les ha hecho, por eso lo más probable es que se muestren más independientes de lo normal. Lo dicho, ten mucha paciencia.

Tampoco seas demasiado exigente con las órdenes al principio, recuerda que se está adaptando. A la hora de pasear tampoco le sueltes la correa si n estás completamente seguro de que no intentará escapar.

Estas son solo algunas de las recomendaciones que debes seguir, pero recuerda, cada animal es un mundo, y cada uno tiene su propio carácter que poco a poco irás comprendiendo mejor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.