Cómo afecta la artritis a los perros

20 julio, 2020 - Maria Aguirre

Es sorprendente la de cosas que compartimos perros y seres humanos, algunas de ellas no tan buenas como la mayoría. Por ejemplo, son muchas las dolencias que, adaptadas a las condiciones fisiológicas de una y otra especie, padecemos. Una de las más habituales es la artritis, que sufren muchísimas personas pero también alrededor del 20% de los canes, según la Arthritis Foundation.

No hay todavía un consenso total a las causas de la artritis en perros, aunque su aumento en los últimos años se relaciona cada vez más con la obesidad, otro de los males que también tenemos en común seres humanos y perros. El desgaste añadido que provoca un peso desmedido en los animales se une al ya de por sí exigente ritmo diario que tienen que soportar, provocando la aparición de esta patología tan molesta, que no es otra cosa que la inflamación de las articulaciones.

El dolor crónico es muy común entre los afectados (Foto: iStock)

El dolor crónico es una de las consecuencias comunes de la artritis en canes, ya que se trata de uan enfermedad degenerativa y dolorosa. Los huesos del perro friccionan al perder el cartílago que los protege de tocarse, y esto se transmite en inflamaciones y dolores fuertes. En algunos casos en los que la artritis se deje notar mucho puede generar incluso cojera en el animal, especialmente en los primeros movimientos del día, hasta que el cuerpo entra en calor y duele menos.

De la mano de este síntoma va el de los problemas de movilidad. Si el perro prefiere estar echado que en movimiento o le cuesta hacer movimientos que antes no le costaban, puede ser que la artritis sea la causa, del mismo modo que lo es si notáis que cambia muchísimo de posición en situaciones en las que normalmente no lo haría. Por otro lado, aunque en menor medida, también puede traducirse en que el perro busque posiciones extrañas; esto puede ser porque tenga afectada su espina dorsal por la artritis. Y puede degenerar también atrofia muscular, si bien esto solo se da cuando la artritis está muy avanzada, por lo que suele haberse detectado antes y estar ya en tratamiento clínico.

La irritabilidad es habitual en los perros que sufren artritis (Foto: iStock)

Más allá de lo estrictamente físico, también tiene consecuencias a nivel mental y de cansancio la artritis en perros. La irritabilidad es común en la mayoría de los animales que lo sufren y puede provocar que este se pase mucho tiempo lamiéndose o quejándose, molesto por lo que siente. También puede ocurrir que pierda buena parte del apetito que solía tener, algo que tiene relación directa con la irritabilidad y el dolor causado por la enfermedad en su estado de ánimo y su cuerpo, visiblemente más cansado.

Como lo es en los seres humanos que sufren esta dolorosa enfermedad, al fin y al cabo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.