Rainfer: el mayor centro de rescate de primates

25 mayo, 2018 - Maria Aguirre

Es posible que al leer Rainfer no sepas a qué nos estamos refiriendo, pero la intención de este artículo es que precisamente esto no te vuelva a ocurrir, porque la labor que llevan en este centro de rescate de primates es sobresaliente, tanto que se merece tener todos los altavoces posibles.

Situado en el municipio madrileño de Alcobendas, Rainfer se encarga de dar una segunda oportunidad a una gran comunidades de primates capturados en sus lugares de origen o criados en cautividad con fines de lucro. En el centro, tras rescatarles de esa vida, se les ofrece un hábitat perfecto para rehabilitarse de manera que puedan desarrollar de nuevo conductas propias de su especie de manera natural.

Las instalaciones, naturalizadas, son adecuadas para que estos animales puedan empezar una etapa más feliz en su vida, dejando atrás su penosa situación anterior que desgraciadamente suele generarles enormes problemas de salud tanto a nivel psicológico como físico, ya que algunos de ellos incluso sufren episodios de malos tratos que marcan su vida con cicatrices y traumas que en Rainfer trabajan a destajo para intentar eliminar.

Una de las mejores que tiene Rainfer y su funcionamiento es que la comunidad puede participar perfectamente de la vida del centro. Por supuesto, puede hacerlo a través de donaciones que permitan al centro seguir desarrollando su enorme labor, pero también se ofrece por ejemplo la posibilidad de formarse en primatología a través de cursos y conferencias que convocan periódicamente los responsables del centro. Además, si eres estudiante de veterinaria, quizá te interese saber que ofrecen también prácticas de empresa en sus instalaciones, al igual que estancias veterinarias.

Pero no solo pueden colaborar aquellas personas con formación en veterinaria, sino que cualquier ciudadano puede visitar del centro gracias a que permiten las visitas tanto del público en general como de centros educativos. Además, desde Rainfer agradecen por supuesto el esfuerzo de aquellas familias que deseen apadrinar alguno de los primates que viven en el centro, ya sea un chimpancé, un gibón, un orangután o un capuchino, que son las cuatro especies que Rainfer acoge.

Si tienes la oportunidad de visitarlo porque vives cerca, no solamente los más pequeños agradecerán la visita, sino que también los adultos podrán admirar el gran trabajo que se lleva a cabo en este gran centro de rescate de primates.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.