7 consejos para cuidar un camaleón

21 octubre, 2018 - Maria Aguirre

facebook whatsapp

Uno de los animales más curiosos y peculiares de todos los que pueden adoptarse como mascota es el camaleón. Este reptil tranquilo se adapta bien a la vida en un espacio relativamente reducido y es un auténtico lujo poder admirar su belleza y su forma de vida in situ. Pero esto solo podrás conseguirlo siendo muy responsables con todos los cuidados que el animal necesita para vivir de forma adecuada. Te explicamos los imprescindibles:

1. Elige el hábitat adecuado

Es fundamental que le des al animal un espacio necesario para vivir. Son una especie que vive en las ramas de los árboles por lo que es básico que la jaula tenga el tamaño mínimo como para poder instalar abundante follaje por el que puedan trepar y camuflarse con libertad. Debes asegurar además la ventilación adecuada con al menos tres paredes de alambre. No coloques plantas que pueden ser tóxicas para el animal porque podría llegar a comérselas y sería un error fatal.

Un espacio húmedo y con la luz adecuada es imprescindible para el camaleón (Foto: iStock)

Un espacio húmedo y con la luz adecuada es imprescindible para el camaleón (Foto: iStock)

2. Vigila la luz y la humedad

Los camaleones necesitan una humedad cercana al 80%, de ahí que sea fundamental la ventilación para evitar la aparición de hongos y bacterias. Para generar y mantener la humedad lo mejor es adquirir las herramientas que lo facilitan, fundamentalmente el humidificador. A su vez, debes elegir un sitio donde no lleguen las corrientes de aire frío. El calor y la radiación se lo puedes aportar con tubos especiales para reptiles que permitan cubrir sus necesidades en este sentido, apoyándote en lo que puedas de la luz solar si tienes opción de ello. En cualquier caso es fundamental que te asegures a la hora de adquirir tu camaleón de qué especie es y cuáles son sus necesidades específicas en este sentido porque varían dependiendo de la especie.

3. Busca su tranquilidad

Es básico que el camaleón resida en un espacio tranquilo de la vivienda porque se estresa con mucha facilidad y es bastante perjudicial para el animal que esto ocurra. Por tanto, al escoger su hábitat ten en cuenta este factor y olvídate de estímulos demasiado estridentes.

4. Cuida la temperatura

Son animales habituados a que exista un contraste térmico entre la noche y el día por lo que no deberás calentar la jaula al caer la noche siempre y cuando la temperatura de tu vivienda se mantenga alrededor de los 20 grados. Debes, además, apagar las luces para que el animal no se vea alterado y reconozca tanto el día como la noche.

5. Respeta su higiene

Los sustratos que sean pequeñas partículas no son recomendables porque se los podrían tragar al alimentarse de algún insecto. Las hojas absorbentes en el suelo son un buen recurso. Eso sí, es fundamental reemplazarlas asiduamente ya que suelen ser jaulas sucias por culpa de todo lo que los camaleones tiran al moverse entre plantas y árboles.

6. Atiende su alimentación

Es uno de los aspectos más delicados porque el camaleón necesita una gran variedad de insectos para equilibrar y completar su dieta. Evita los pesticidas adquiriendo todos en criaderos y ocasionalmente, si tu veterinario te lo recomienda, puedes completar su comida con una cría de roedor. Pero siempre de la mano de lo que el especialista opine. Además, es recomendable buscar fórmulas para que aumenten sus niveles de calcio, fósforo y vitaminas. Puedes alimentar a tal efecto unos días a los insectos que luego se coma tu animal y también puedes intentar darle un suplemento especial para reptiles. No será fácil, pero puedes probar a espolvorearlo sobre la comida.

La temperatura, la humedad y la luz son fundamentales en su desarrollo (Foto: iStock)

La temperatura, la humedad y la luz son fundamentales en su desarrollo (Foto: iStock)

7. Cuidado con su hidratación

Es importante que tengas en cuenta que los camaleones no beben así que tienes que instalar un sistema de goteo para que puedan recoger el agua directamente de las hojas con sus lenguas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.