5 claves para entender que te quiere decir tu hámster

8 Junio, 2018 - Maria Aguirre

facebook whatsapp

Aunque los perros y los gatos son los animales de compañía más habituales, los más pequeños de la casa suelen disfrutar igual con otras especies fantásticas para adoptar como es el caso de los hámsters. Estos pequeños roedores cumplen todos los requisitos para ser una gran acompañante en casa, sobre todo si no se tienen experiencias previas con otras criaturas. Una de las pocas dificultades que presentan estos animales nocturnos es la de saber comunicarse con ellos, por eso vamos a ayudarte a entender mejor qué te quieren decir.

Los lametones son una de las formas de comunicación de los hámsters (Foto: iStock)

Lo primero que debes saber es que son animales nocturnos, por lo que su comportamiento está definido por ese gusto por las horas sin sol. Una de sus formas habituales de comunicación son los lametones, pero no te preocupes por ello, ya que es simplemente una forma de limpiarse. Suelen empezar por las patas pero lo hacen extenso al resto del cuerpo.

Sentarse sobre sus patas traseras es una postura muy habitual en los hámsters, algo que acompañan generalmente con sus orejas estiradas también. En este caso, sí que es lo que parece: simplemente están pendientes de escuchar los sonidos que ocurren a su alrededor. No es tan fácil de entender, por el contrario, cuando se estiran y bostezan, que son dos gestos muy peculiares de estos animales. Lo que expresan con ello es su felicidad y la relajación con la situación que les rodea. Por lo tanto, si tu hámsters hace este tipo de gestos, es que todo marcha muy bien, no que tenga sueño necesariamente.

Por otro lado, puede que tu hámsters esté comunicándote que quiere marcar su territorio, ya que son una especie territorial. Esto suelen hacerlo frotando su vientre contra aquellas cosas que quieran marcar. Esto se debe a que tienen una glándula del olor justo en esa parte del cuerpo.

Puede que tu hámsters esté comunicándote que quiere marcar su territorio (Foto: iStock)

Capítulo aparte merecen los sonidos, que también son parte de las herramientas de comunicación de los hámsters. Uno de los más comunes son los chirridos, que significan que el animal está nervioso y con miedo ante la situación en la que están o el lugar en caso de ser desconocido para ellos. El miedo es posible que también lo expresen mediante una postura similar a los gatos, agachado con las piernas delanteras alzadas y la boca abierta. También puede que escuches cómo rechina sus dientes, lo que puede suponer que está un poco molesto. Si es así, es mejor que le dejes tranquilo hasta que se relaje.

Por último, puede que el hámster quiera decirte algo mediante los mordiscos a tu mano o mordiendo los barrotes de la jaula. Con esto último estará llamando tu atención porque está aburrido y solo, mientras que si muerde tus manos es muy probable que simplemente sea porque ha detectado algún resto de comida en ellos. Lávate las manos siempre antes de tocarle y también después.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.