Las leyendas sobre gatos más misteriosas del mundo

18 agosto, 2017 - Maria Aguirre

Los gatos son unos animales que no dejan indiferente a nadie. Tienen un halo de misticismo y complejidad que fascinan a muchas personas que los aman y aterran a otros tantos. Y es que la relación del gato con la historia es cuanto menos turbulenta, lo que ha dado a pie a leyendas muy misteriosas en torno a ellos como éstas:

Leyendas de gatos(Istock)

La leyenda del gato negro

La leyenda del gato negro es probablemente la más famosa de las que tratan de estos animales. El gato negro es un animal que aún hoy en día sigue estando relacionado directamente con la mala suerte. Esto se debe a su relación con la historia, si bien nadie ha sido ni, obviamente, será capaz de demostrar de que así es. La leyenda tiene su origen en la época del pueblo celta que consideraban que estos gatos eran amigos de las brujas por el brillo de sus ojos debido a su pelaje. Luego franceses y galeses echaron más leña al fuego con la leyenda de Chat Palug, un gato negro que aterrorizaba a los campesinos hasta que lo mató el Rey Arturo.

Y ya en la Edad Media la cosa solo podía ir a peor teniendo en cuenta la relación de esta época con la brujería. El gato negro se asoció al demonio y te podían acusar de brujería si tenías uno como mascota. Se quemaron a montones y se hizo fuerte la creencia de que las brujas se transformaban en ellos. La leyenda permanece tan viva hasta el punto que por ejemplo en Italia hasta hace muy poco se seguían matando muchísimos gatos negros. Por eso crearon el Día del Gato Negro.

Los gatos como arma de guerra

Para los egipcios, los gatos eran un animal sagrado. De hecho, estaban directamente relacionados con la divinidad, tanto que la diosa Bastet se representaba con cabeza de gato. Los gatos eran respetados hasta tal punto en la sociedad egipcia que si uno moría la familia entera se ponía de luto ya que representaba una tragedia. Un dato que demuestra este fervor por los gatos es que han aparecido cementerios exclusivamente de gatos que han aparecido momificados.

De aquí parte la leyenda de la Batalla de Pelusium, una ciudad del Delta del Nilo en la que se enfrentaron egipcios y persas cuando estos últimos amenazaban lo poco que quedaba del gran esplendor egipcio, allá por el siglo VI a.d.C. Cuenta el historiador Heródoto en un pasaje de la historia no confirmado por los expertos en historia de ahí que se considere leyenda, que los persas consiguieron hacer retroceder aún más a los egipcios lanzándoles animales sagrados y utilizándolos de escudo, sobre todo gatos. Los egipcios, incapaces de tocarles un pelo a los gatos, huyeron y renunciaron a la batalla.

Rey de los gatos

Todos hemos oído hablar alguna vez del “Rey de los Gatos”, y es que existe una misteriosa leyenda de origen anglosajón en torno a esta figura.

La leyenda viene a decir básicamente que los gatos viven en un mundo paralelo al nuestro, secreto y oculto. Y dicho reino está liderado por un Rey, que al morir se reencarna en otro gato que pasa a ocupar el trono. A partir de aquí, la leyenda se ha regado con historias de todo tipo llenas de misterio basadas sobre todo en los extraños acontecimientos que suelen suceder a la muerte de un gato.

El gato y el arca de Noé

Los hebreos afirman que el gato tiene su origen en el pasaje del Arca de Noé. Y es que el gato no fue incluido por Noé porque no existía pero tuvo que suplicar su creación ya que en medio de la navegación las ratas y los ratones acababan con todas las provisiones. Dios respondió a Noé que debía acariciar tres veces al león, y de su nariz salieron pequeños gatos que salvaron todas las provisiones del barco al conseguir cazar a todos los roedores.

La leyenda del Angora Turco blanco

Esta raza llena de misticismo tiene muchas leyendas a sus espaldas, y es que no puede ser de otro modo con la raza que, según una de estas leyendas, era la favorita del profeta Mahoma. Tanto es así que tuvo un ejemplar llamado Muezza, de color blanco y con los ojos dispares. Esto ha llevado a civilizaciones árabes enteras como la turca a considerar a los gatos de esta especie “regalos de Alá”, lo que ha dado pie a otras leyendas tremendas como por ejemplo que el fundador de la República de Turquía, el idolatrado por el pueblo otomano Atatürk, se reencarnará en un angora turco blanco con un ojo verde y otro ámbar, tal y como era Muezza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.