La macabra historia del asesino en serie de conejos

18 diciembre, 2018 - Marta Benayas

facebook whatsapp

La crueldad del hombre no tiene límites, especialmente cuando hablamos del mundo animal. En Minihy-Tréguier, un pequeño pueblo de la Bretaña Francesa que no llega a los 1.500 habitantes, ha tenido lugar una historia tan sanguinaria como inquietante que tiene todavía a las autoridades buscando al culpable.

En esta localidad los conejos son uno de los animales favoritos como animal de compañía, pero el pasado mes de octubre, la vida de muchas familias vivió un duro golpe. En poco más de una semana más de 100 conejos aparecieron muertos en la puerta de casa de sus dueños como consecuencia de fuertes golpes.

El modus operandi del criminal es siempre el mismo, aprovecha el momento en el que las casas están vacías para colarse por el jardín (siente predilección por aquellas en las que viven jubilados o personas mayores) y una vez dentro mata a los animales a golpes, abandonando sin piedad sus cuerpos en el recibidor. En muchas de ella ha actuado varias veces llegando a asesinar hasta a 4 conejos de la misma familia.

El asesino no sentía ningún tipo de compasión por sus presas (Istock)

El asesino no sentía ningún tipo de compasión por sus presas (Istock)

El asesino sigue suelto

Uno de los hechos que más impactan e intrigan a los vecinos es la brutalidad con la que los animales mueren pues el agresor se ensaña con ellos y no escatima en golpes. La pregunta es, ¿qué le lleva a cometer estos crímenes? Aunque todavía no se sabe con certeza de quién se trata, algunos vecinos declararon a la policía haber visto a un hombre con sombrero y gabardina negra merodeando en algunos jardines de la zona, residencias donde precisamente vivían familias con conejos como mascotas.

No se conoce la cifra exacta de conejos asesinados (Istock)

No se conoce la cifra exacta de conejos asesinados (Istock)

Los crímenes se extienden

La alarma sigue puesta ya que los asesinatos se han extendido a los pueblos limítrofes: Minihy-Tréguier: el mencionado Langoat, La Roche-Derrien y Coatreven. La metodología de actuación sigue siendo la misma lo que indica que probablemente se trate de la misma persona, un criminal que tiene atemorizada la zona y que parece que no tiene ningún tipo de escrúpulo. Sólo el tiempo determinará si es detenido por la policía y se pone fin a esta ola de crímenes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.