¿Hasta qué edad es posible educar a tu perro?

24 Octubre, 2018 - Marta Benayas

facebook whatsapp

La educación y adiestramiento de nuestra mascota son uno de los temas que más preocupan a los dueños cuando comienzan a convivir con el animal. Es importante que el animal entienda lo que está bien y lo que no se debe hacer del mismo modo que hay tiene que distinguir ciertas pautas de comportamiento.

Muchos se preguntan hasta qué edad es posible que aprendan, y los mitos al respecto proliferan de forma vertiginosa: que sólo pueden aprender hasta que tienen un año, que sin premios constantes los nuevos conocimientos se les olvidan, que de mayores no merece la pena intentar ningún tipo de adiestramiento porque no lo entenderán… Pues bien, resolvemos tus dudas al respecto.

El refuerzo positivo es fundamental (Istock)

La constancia y paciencia son fundamentales

El proceso de educación de un perro se puede comenzar a una edad temprana, en torno a los 5 meses, un momento en el que el animal es un cachorro y absorbe toda la información como si tratase de una esponja ya que todo para él es nuevo. Pero, aunque durante ese periodo de tiempo su cerebro pueda estar más receptivo, lo cierto es que también pierde la atención más rápido que otros más mayores, sucumbiendo a cualquier tipo de distracción.

Los perros aprenden por repetición y refuerzo positivo, es decir, que aunque una raza sea más o menos lista, dependerá del dueño -y el empeño que le ponga- que aprenda o no. Los expertos en el tema afirman que no hay una edad determinada a la que no se le pueda enseñar a un perro, que todo depende de la forma en la que lo hagas y si eres constante.

No olvides que cuando son cachorros pierden de forma más fácil la atención (Istock)

Una de las rutinas que recomiendan es hacer del proceso educativo un juego, porque, si hay algo común a la mayoría de las razas es que les encanta divertirse. Si logras que asocien el proceso educativo con una actividad divertida aprenderá sin problemas, tenga la edad que tenga.

Así que recuerda que, en el adiestramiento y educación, aunque la raza y la edad influyen, no lo son todo; tu constancia y persistencia son vitales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.