Por qué mi perro se come su caca

7 agosto, 2019 - Marta Benayas

El comportamiento de los perros la mayoría de las veces es como un libro abierto. Tanto sus gestos como sus ladridos o gruñidos esconden un mensaje detrás con el que quieren comunicarnos algo. El problema reside muchas veces en saber interpretar aquello que nos están diciendo, un hecho para lo que resulta imprescindible tener empatía y sobre todo saber escuchar al animal.

Con la alimentación sucede lo mismo, su organismo a veces necesita de determinadas sustancias con las que hacer frente a algún tipo de carencia. Sin ir más lejos, algunos peluditos tienen comportamientos tan extraños como lamerse las patas o incluso comerse sus propias heces. Y hablando de excrementos, esto suele ser bastante común cuando el animal es un cachorro, por lo que no es de extrañar que a más de una vez lo hayáis pillado ‘con las manos en la masa’.

Lo más probable es que te preguntes a qué se debe, te lo explicamos a continuación.

A veces significa falta de nutrietes (Istock)

Carencias

Cuando el animal es un cachorro, o incluso cuando es más mayor, puede tener problemas intestinales debidos a la falta de algunas bacterias de la flora intestinal provocadas por deficiencias nutricionales. Lo más común en este caso sucede cuando hay una ausencia de amilasa, una enzima necesaria para digerir los carbohidratos. En las heces el perro encuentra esas sustancias de las que carece y que le ayudan a sintetizarla.

Aburrimiento

No todo tiene que estar relacionado con la salud. Ya se sabe que los perros son de naturaleza curiosa y por eso no es de extrañar que intenten tener el control de todo lo que les rodea, por eso precisamente es normal que, si todavía no las ha probado, tenga contacto con los excrementos. Incluso los que están secos pueden servirle como un ‘juguete’ con el que pasar las horas.

También influye su alimentación (Istock)

Llamada de atención

Si el animal pasa mucho tiempo solo en casa y quiere hacerte ver cuánto te echa de menos las caquitas en casa son un recurso con el que sabe que le harás caso. Si crees que se trata de un acto de rebeldía quizás deberías preguntarte si eres lo suficientemente cariñoso con él y si le estás prestando la atención que se merece.

Estrés

Cuando los animales lo padecen pueden manifestarlo a través de comportamientos de lo más variopintos y como era de esperar, las heces son uno de ellos. No escatimes en ejercicio y paseos, de este modo el can estará más relajado y no tendrá ganas de hacerlo.

Si buscas solución a este problema además de analizar tu relación con el animal para identificar la causa deberías acudir a tu veterinario en el caso de que se tratase de algún trastorno de salud.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.