Mito o realidad: Viven más tiempo los perros pequeños que los grandes

4 febrero, 2020 - Maria Aguirre

El boca a boca y la deformidad del mensaje que se produce por este efecto de transmisión es el causante de que muchos mitos se conviertan en falsas verdades extendidas y asentadas en la creencia popular. Pero, del mismo modo que esto es así, también hay que admitir que algunas sí son ciertas, al menos en términos generales. Por ejemplo, sin que sirva de precedente, porque esta particular batalla de los mitos o realidades suele decantarse mayoritariamente por los primeros, se puede afirmar que los perros pequeños viven más tiempo que los grandes.

De entrada, si no sabes sobre perros pero sí tienes alguna noción general del reino animal, pensarías que es un mito tan grande como un avión. Pero la lógica animal no se impone en el mundo canino, algo que tiene su lógica teniendo en cuenta que el perro es, por encima de todo, una especie doméstica. Los motivos exactos se desconocen porque las investigaciones al respecto no son numerosas, pero mientras en la vida salvaje las especies grandes suelen ser más longevos que las de pequeño tamaño porque su metabolismo es más lento, en el caso de los canes ocurre lo contrario.

La lógica animal no se impone en el mundo canino (Foto: iStock)

Como decíamos, no hay un consenso científico al respecto, por lo que no podemos hablar con rotundidad. Es, simplemente, una percepción general en base a la vida media de cada especie la que lleva a establecer en 10 años la edad en la que un perro mediano entra en su vejez. Siguiendo este baremo intermedio, por debajo de esa cifra, alrededor de los ocho, se sitúa la de los grandes y por encima, en los 12, la de los perros más pequeños.

De todos modos, dicha percepción general sí existe en la comunidad científica pese a que no hay demasiados trabajos que investiguen a fondo. Alguno hay por supuesto, pero también hay opiniones al respecto expresadas por distintos científicos prestigiosos en distintos canales de comunicación fiables como la BBC.

De ese popurrí de fuentes, se establecen algunos argumentos en los que puede residir la clave de este fenómeno extraño en los perros: uno de los que más se mencionan es el hecho de que los perros maduren más rápido que la mayoría de los mamíferos a los que se les puede asemejar. Dicho de otro modo, enseguida son adultos y la teoría de que los grandes mamíferos vivan más es precisamente la contraria, un desarrollo más lento y paulatino.

Además, está el componente genético, en el que la intervención tiene mucho que ver, dado que a lo largo de la historia se ha trabajado mucho a este nivel para dar forma a nuevas razas. El entramado tan diverso de perros con características físicas diversas complica que se puedan extraer todavía conclusiones irrefutables en este sentido.

Los perros maduran más rápido que la mayoría de mamíferos (Foto: iStock)

También hacen referencia algunos expertos a las enfermedades con una mortalidad alta como es el cáncer, ya que esta es mucho más probable en perros grandes que en perros pequeños. No es la única patología que se desarrolla con más asiduidad en los perros grandes que en los pequeños pero sí la más importante y que la mejor sirve para ilustrar que la salud sea uno de los motivos que explica por qué viven más los canes de tamaño pequeño.

En definitiva, la respuesta a la pregunta planteada está clara, al menos la que podemos dar en 2020. La comunidad científica no ha explorado lo suficiente esta materia pero el consenso general es que, efectivamente, los perros grandes tienen una esperanza de vida menor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.