8 errores que cometes cuando paseas a tu perro

30 enero, 2018 - Marta Benayas

Cualquier persona que tenga una mascota sabrá que el momento de salir a pasear se convierte en todo un ritual. El paseo es un instante de desconexión del animal -y el dueño- para que se despeje, se relaje y ya de paso, haga ejercicio. Cuando vas con tu mascota ésta realiza una labor -en mayor o menor medida- de sociabilización.

La caminata se convierte en una situación en la que podrás comprobar cuán educada está tu mascota. Con el paso del tiempo habrás notado que ambos habéis cogido ciertos ‘vicios’ que tal vez no sean los más adecuados, algunos de los más comunes te los contamos a continuación, aún así, ¿crees que se nos olvida alguno?

Dejar que el perro elija la dirección a la que vais

Si cuando salís a la calle es el animal el que elije por dónde vais a ir tenemos que decirte que no es lo más adecuado. Es normal que en ocasiones el perro se manifieste y muestre su desacuerdo con la zona por la que le queremos llevar, pero si se convierte en una costumbre y es tu perro el que decide siempre deberías plantearte que tal vez estés haciendo algo mal.

Permitir que haga sus necesidades en cualquier parte

Cuando tu peludito se para en cualquier esquina para orinar o defecar has de vigilar dónde o hace. Si se para en mitad de la calle intenta que se dirija hacia un árbol o una zona en la que no vayáis a molestar al resto de los viandantes, aunque luego vayas a recoger los excrementos.

Reírle las gracias en exceso

A todo el mundo le gusta que su mascota haga monerías, pero a veces ésta “se pasa de lista” y hace cosas que en realidad no están bien. No te olvides de corregirle.

No hacer nada cuando intenta morder

Este sería uno de los ejemplos más claros del punto anterior. Si tu fiel amigo ha cogido la costumbre de morder a diestro y siniestro -aunque sea jugando- no le rías las gracias, has de enseñarle que no se tiene que acostumbrar a hacer eso.

Llevarlo siempre por los mismos sitios

¿A ti te gustaría pasear todos los días por los mismos lugares? Seguro que no, ¿verdad? Pues a tu peludito le pasa lo mismo.

No abrigarlo lo suficiente cuando hace frío

Es importante estar pendiente de la temperatura corporal de nuestro amigo peludo. A veces lo abrigamos en exceso simplemente porque nosotros tenemos frío y no tenemos en cuenta que su temperatura corporal es mayor que la nuestra (y sus necesidades son diferentes).

Sacarlo en verano a las horas en las que hace más calor

Al igual que en invierno no conviene que vayáis de paseo cuando las temperaturas son bajísimas, en verano has de tener en cuenta el calor que haga en la calle. Haz caso de tu sentido común.

No dejar que el perro olfatee los árboles y la vegetación

Es parte de la naturaleza del perro que olfatee todo lo que tiene a su alrededor. También es normal que quiera marcar territorio y relajarse mientras dais vuestro paseo. No le metas prisa y deja que lo haga con tranquilidad.

Hacer un paseo muy largo o muy corto

Los perros tienen que salir entre dos y tres veces al día y vuestra caminata tiene que durar como mínimo unos veinte minutos. No agotes a tu peludito con largos paseos de horas y horas cuando sabes que no puede aguantarlo, y tampoco lo lleves a la calle cinco minutos. Cuando estáis fuera has de dejarle el tiempo suficiente para que corra y desconecte.

 

4 respuestas a “8 errores que cometes cuando paseas a tu perro”

  1. Antonia dice:

    Tengo un chihuahua es epiléptico y toma luminaleta tiene 8 años y está algo parada y no quiere salir cuando la sacó anda pero en su vida a corrido ni jugado su vida es comer y dormir que podría hacer no acepta que se le acerque ningún perro si personas graciad

  2. Elena dice:

    Tengo una carlina negra tiene 5 años.Y todos los días ando con ella 1 hora.Todos los días damos una vuelta pero no siempre doy con ella la misma vuelta.Si yo la sacó y mi novio se queda en casa preparando cenas o simplemente la merienda a mi suegra…no quiere salir.Yo juego con ella en la calle con su juguete preferido la llevo a que corra con otros perros.Y si yo me quedo en casa tampoco quiere salir tenemos que ir los dos.
    Es muy cabezona cuando quiere ir al pipican o al parque a jugar con las pilas y pasó de largo de sienta y ya puedes tirar y engañarle con que le vas a dar “chichi”que dice que no. NI A TIRONES.

  3. Elena dice:

    Perdón jugar con piñas.No pilas…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.