La medusa inmortal: ¿Sabes qué tipo de medusa puede vivir eternamente?

7 abril, 2021 - Maria José Sánchez Palomo

Sí, el titular que está leyendo es real, verdadero al 100%. Existe una especie de medusas, denominada científicamente turritopsis dohrnii, que se encuentra en el mar Mediterráneo y en las aguas de Japón, que va revirtiendo su ciclo vital. Digamos que pasa de ser apenas un pólipo –como si hablásemos de un estadio de ‘bebé’– a un adulto y esa maduración se revierte, regresando al estado inicial y así de forma consecutiva. De pólipo a medusa y de nuevo a pólipo y así de manera continuada… Esto se debe a su capacidad para renovar sus células. 

Lo que sucede es que este tipo de medusas que se podría decir es inmortal se ha estudiado únicamente en un entorno controlado, en laboratorios, por lo que realmente no se conoce si en estado salvaje se generaría esa misma dinámica de la que hablan los expertos y científicos como algo excepcional. 

¿Cuál es el origen de la turritopsis dohrnii? Se localiza originariamente en el Caribe y en Norteamérica y esa capacidad para revertir su proceso de madurez es realmente un gran hallazgo pues se va reproduciendo y hay quienes ya hablan de una especie de invasión silenciosa de tan singular especie. El quid de la cuestión está en que este tipo de especies suelen sucumbir en entornos naturales, en ambientes salvajes. Caen ante depredadores o bien enferman de dolencias/patologías comunes en este tipo de seres vivos. 

Las medusas pertenecen a la familia de los hidrozoos y se van reproduciendo en el lecho marino (iStock).

El proceso por el cual de una turritopsis dohrnii pueden ir dándose otras medusas a partir de un mismo animal es el siguiente: Las medusas están consideradas dentro de los hidrozoos y empiezan su vida como larvas que nadan libres. Estas se establecen, a modo de colonias de pólipos que se sujetan al lecho marino y se van organizando en formas ramificadas un tanto poco usuales en relación al resto de medusas conocidas. En ocasiones las medusas de esos pólipos, que siguen nadando libres y se van desarrollando dando forma de manera consecutiva a otros seres. ¿Qué sucede? Que al tener células que se van renovando es por ello que biológicamente se les puede considerar inmortales. 

Hasta hace poco había cierta confusión entre esta especie y otra, la turritopsis nutricola, que se suponía era la que tenía esa cualidad de regeneración e inmortalidad. Diversos estudios e investigaciones científicas han arrojado luz al respecto, poniendo el foco en la variedad dohrnii, que es la medusa inmortal a la que se hace referencia en este artículo y que podría vivir de manera eterna si se dan las circunstancias. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.