Cómo prevenir la ansiedad de tu mascota cuando se queda sola

12 diciembre, 2018 - Maria Aguirre

facebook whatsapp

Uno de los peores momentos para las personas que tienen mascota en casa es ése en el que se van del hogar dejando solas a sus animales, especialmente en el caso de aquellas especies que son más cercanas al ser humano, como los gatos y sobre todo los perros, que quizá sean los menos autónomos y por ende los que más sienten la ausencia de sus dueños.

Es inevitable que el animal sienta esa soledad que también experimenta la persona que les deja en soledad, pero se puede prevenir al menos el estado de ansiedad en el que pueden llegar a caer, especialmente en las primeras ocasiones en las que se quedan solos o en los casos en los que la ausencia va a ser más prolongada de lo normal.

Los juguetes pueden ayudarles (foto: iStock)

Los juguetes pueden ayudarles (foto: iStock)

Los juguetes son un recurso magnífico para que los animales de compañía descarguen la tensión. De otra forma es posible que se líen a mordiscos con cualquier otra cosa que no deberían tomar como objetivo. Por eso es bueno dejarles a mano algunos juguetes diseñados específicamente para ello, ya que morder les relaja.

Este consejo sirve tanto para perros como para gatos, si bien para estos últimos es conveniente que además desarrollen su instinto de caza más que la mordida. Se trata de mantenerle entretenido al felino para que no piense demasiado en su soledad pasajera en el hogar.

De los demás animales que se suelen tener como mascota, quizá sean las aves las que más puedan llegar a notar la ausencia de sus dueños, si bien no ocurre en el mismo grado que en el caso de los perros y los gatos. Con ellas, una forma de prevenir la ansiedad es buscar algún tipo de artilugio que genere ruido porque son animales que suelen notar más la soledad por vía auditiva, por culpa precisamente de la ausencia de la voz de sus dueños.

Tampoco sirve encerrarlos, algo que todavía se suele ver mucho en algunos hogares. El miedo a que destrocen cosas de la casa lleva a muchos dueños a meterlos en una habitación durante horas, provocando más estrés en ellos del que ya de por sí pueden desarrollar por estar solos. Es bueno que se sientan autónomos por la casa, con cierta libertad de movimientos. Para ello, por supuesto se les debe enseñar previamente qué pueden y qué no pueden hacer. Piensa que a nadie le gustaría quedarse encerrado tanto tiempo, tampoco a animales como los perros y los gatos que son curiosos y que necesitan moverse con cierta independencia.

En el caso de los perros, es bueno enseñarles que esas horas en soledad son parte de su rutina, de forma que no se lo tomen como algo sorpresivo, ya que esto siempre deriva en mayor nerviosismo. No es fácil conseguirlo, pero se puede trabajar con una rutina de horarios. Igual que deben comer más o menos a las mismas horas, también es conveniente que tus salidas sean habitualmente, en la medida de lo posible, a dichas horas, hasta que ellos lo asocien y lo asimilen como algo natural.

Deben aprender a convivir con la soledad (foto: iStock)

Deben aprender a convivir con la soledad (foto: iStock)

Por último, un buen truco es fomentar en el animal el ejercicio, ya que cuanto menos energía tenga ante tu salida menos nervioso se pondrá, ya que lo aprovechará para descansar. Así que si crees que vas a estar muchas horas fuera de casa, anticípate y sácale un buen rato a la calle en el caso de que sea un perro para que se desfogue. Si se trata de un gato una manera de lograrlo es jugar un buen rato con él antes de salir. Cansarles suele ayudar en un gran número de casos.

De todas formas, como te hemos explicado al inicio del texto, es inevitable que el animal sienta emociones desagradables al ver marchar a sus dueños; lo que pueden conseguir estos trucos es limitar dichas emociones, y con un poco de suerte, sobre todo a medida que estas situaciones se repiten, erradicarlas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.