Cómo llevar a tu mascota segura en la moto

22 septiembre, 2018 - Marta Benayas

facebook whatsapp

Para los que tienen una mascota, el transporte es un tema que, aunque no suele ser imprescindible, sí que hay que mantener controlado. Si tienes un perro es normal que lo lleves de paseo, caminando, a todas partes; una actividad que además de hacerle feliz lo mantendrá en forma. Pero en ocasiones surge la necesidad de desplazarse a un lugar más lejano y para quien tiene moto, es realmente tentador llevar a su peludito a bordo.

A muchos les parece una locura utilizar una moto como medio de transporte para una mascota, pero lo cierto es que, si cumples una serie de medidas de seguridad, no tiene por qué ser peligroso. Antes de nada, hay que aclarar que, aunque pueda resultar extraño, viajar en moto con tu mascota es legal, pero has de cumplir algunos requisitos. Si te has planteado cómo llevar a tu fiel amigo contigo sigue estos consejos.

Las medidas de seguridad son fundamentales (Istock)

Las medidas de seguridad son fundamentales (Istock)

Cómo llevar a tu mascota segura en la moto

Si tu peludito persa menos de 12 kilos puedes comprar una mochila homologada especial para este tipo de viajes, puedes llevarla en los hombros o bien entre las piernas, como te sientas más cómodo.

Si pesa más lo que puedes añadir un suplemento a la parte trasera de tu moto como si fuese un cajetín, existen variedades de lo más cómodas para tus peluditos donde, además de proporcionar la ventilación adecuada, estarán más seguros.

Por último, el sidecar es la opción perfecta para los animales más grandes, donde además viajaréis muy cómodos.

No olvides de protegerte tú también (Istock)

No olvides de protegerte tú también (Istock)

No te olvides de su seguridad

Para ir en moto con tu mascota, es fundamental que aprenda a comportarse para que no tengáis ningún tipo de accidente, y además, se acostumbre con el fin de no asustarse. ¿Cómo? Muy sencillo, adiestrándole poco a poco.

La primera vez que hagáis un viaje juntos procura que el trayecto sea corto para que así tenga tiempo de acostumbrarse y cuando viajéis no os olvidéis de parar siempre que sea necesario.

Lo mejor es que en cada semáforo eches un vistazo para controlar cómo se encuentra tu peludito, y que controles el aire que recibe para que no se le resequen los ojos ni se asuste.

Y recuerda, la clave de un buen viaje en moto está en que le acostumbres poco a poco al proceso. Sin prisa pero sin pausa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.