Cómo afectan los cambios de tiempo a tu mascota

15 Abril, 2018 - Maria Aguirre

facebook whatsapp

Los cambios de tiempo afectan a los seres humanos en mayor medida cuanto más bruscos sean, ya sea en forma de resfriados y otro tipo de dolencias o a nivel mental, porque en muchas ocasiones son el culpable de un estado de apatía al igual que lo son en otras ocasiones de lo contrario, de estados de ánimo eufóricos. Esto no es algo que varíe en los animales, por lo que debes tenerlo como una variable importante a tener en cuenta si notas algo raro en tu mascota.

En el caso de los cambios bruscos de temperatura, el animal puede desconcertarse mentalmente y su cuerpo lo notará también ya que tendrá que adaptarse a una situación que no esperaba. Es posible que el cuerpo no reaccione a tiempo y le notes resfriado o con problemas respiratorios. En estos casos debes estar atento a que no vaya a más simplemente y esperar que el animal mejore con el reposo y el descanso.

El animal puede desconcertarse mentalmente por los cambios de temperatura (Foto: iStock)

En el caso de que el cambio de la temperatura sea a mejor, salvo que sea una ola de calor que deje al animal KO, lo normal es que igual que te ocurrirá a ti, el estado de ánimo sea inmejorable. Lo mejor es que le saques a la calle a disfrutar porque es también lo que te apetecerá a ti. Da igual si es un perro que un ave, porque en el caso de estas últimas puedes sacarlas a la terraza y verás los resultados rápido. Sin embargo, si es al contrario, el animal pasará más horas apático, con ganas de manta mientras permanece tumbado. Es normal. De nuevo, piensa en lo que sientes tú y es más o menos lo que sentirá él.

Hay otro tipo de reacciones que se producen con cambios climáticos que tienen más que ver con las estaciones o los cambios de horario. En el primero de los casos suelen producirse dolores articulares provocados por el frío y la humedad que llegan a veces de golpe tras la estación seca. Son días en los que el animal no querrá hacer demasiada actividad física. Es normal, pero si le notas en esta situación, puedes ayudarle a combatirlo con un baño caliente por ejemplo en el caso de los perros. En el caso de los segundos, sobre todo cuando el día pierde horas de sol, puede aparecer en ellos algo parecido al trastorno afectivo emocional tan habitual en los seres humanos. No es otra cosa que el cansancio y la apatía producida por la secreción de melatonina, hormona responsable de inducir el sueño, que además puede verse afectado en los primeros días hasta que el animal se adapta a la nueva rutina.

Es normal por lo tanto que los animales se encuentren más cansados durante el invierno; al menos, menos activos en lo físico. Esto, a su vez, como es natural, podría afectar a su apetito, que se vería disminuido en todo caso.

Cansancio y apatía son síntomas frecuentes (Foto: iStock)

Por último, debes tener en cuenta el factor alergias, que también es una consecuencia de un cambio climático, en este caso primaveral especialmente. La alergia puede aparecer en cualquier momento, pero es más habitual que se desarrolle con el cambio estacional que implica la llegada de la primavera, de manera que tienes que prestar atención a que tu animal no la desarrolle en este momento del año.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.