7 curiosidades de la lengua de las serpientes

13 mayo, 2019 - Maria Aguirre

En el mundo animal existen criaturas que maravillan en particular por algún rasgo o detalle físico. Los ojos de los gatos, la inteligencia de los delfines o la lengua de las serpientes son tres ejemplos de cómo de fascinante puede llegar a ser un animal. Y es que no es para menos porque, si nos detenemos, por ejemplo, en el tercero de los ejemplos, es realmente increíble ver como un miembro como la lengua puede llegar a estar tan desarrollado en una especie. Tanto es así que podríamos escribir un artículo larguísimo sobre sus curiosidades, aunque para no aburrirte extendiéndonos demasiado, hemos agrupado las más llamativas.

La lengua de las serpientes está muy desarrollada (Foto: iStock)

La mayoría de especies tienen diferencias entre el tamaño de la lengua del macho de la hembra, siendo más larga y bifurcada la de los machos, como manda la naturaleza en la mayoría de las especies animales. El diformismo sexual, por lo tanto, es una realidad en la lengua de estos reptiles, y es especialmente visible en las víboras. Se cree que esto se debe, en buena medida, a la reproducción, ya que los machos consiguen detectar a las hembras con mayor facilidad. Lo curiosos es que en cuanto al tamaño medio, hay muchas veces que ocurre al revés, ya que, en general, las hembras son más grandes.

Les permiten seguir rastros: para las serpientes, su lengua sería casi como la nariz en los seres humanos, pero mucho más desarrollada, porque pueden seguir incluso rastros a distancia, tanto de las hembras, en el caso de los machos, como de posibles presas.

En realidad, no es que huelan con ella, sino que esto lo hacen realmente con el paladar, pero técnicamente sí sería el olfato porque es la lengua la que recoge las partículas que permiten a la serpiente reconocer los distintos olores a través de los impulsos eléctricos que emite el paladar, en concreto el órgano de Jacobson, a su cerebro.

En las serpientes de agua también funciona así: es decir, en la anaconda, por ejemplo, la serpiente de agua más famosa del mundo, la lengua también sirve como olfato, de modo que son capaces de detectar a sus presas tal y como lo hacen sus primas hermanas fuera del medio acuático.

Se mueven constantemente no porque quieran intimidar, como mucha gente cree, sino que al ser su olfato necesitan captar las partículas del aire, tierra y agua en las que se encuentran los distintos matices olorosos. No solo les ayuda con sus presas, sino que también lo hace alertando sobre posibles depredadores.

La lengua les sirve de olfato (Foto: iStock)

La lengua bífida significa simplemente que está bifurcada en dos puntas, detalle característico de estos animales. Esto facilita que cada uno de los extremos pueda detectar diferentes partículas en lugares distintos al mismo tiempo, desarrollando mucho más el olfato que una persona o que otras especies.

Pueden llegar a separar los extremos de su lengua, pueden llegar a separarlas el doble del ancho de su cabeza, con lo que consiguen información más completa y variada. Es una especie de olfato en tres dimensiones.

3 respuestas a “7 curiosidades de la lengua de las serpientes”

  1. John dice:

    Qué interesante!

  2. Carmen dice:

    Me encanta estos artículos, pues aprendo de ellos mucho, ya que es muy interesante, gracias.

  3. Carmen dice:

    Me encanta, es muy interesante, gracias por estos artículos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.