6 peligros de automedicar a tu mascota

20 abril, 2018 - Maria Aguirre

El consejo que cualquier dueño de una mascota en lo referente a la salud que debe grabarse a fuego es el de no automedicar jamás a su animal. Esto parece una obviedad pero al igual que ocurre entre seres humanos, es una práctica muy peligrosa que cada vez se produce con más asiduidad. No somos médicos ni veterinarios y no debemos jugar a serlos, así que si tu mascota no está bien y después de un tiempo prudente de observación y cariños no mejora, lo más indicado es llevarle a que le pase consulta un especialista. De lo contrario, si decides medicarle, éstos son los riesgos a los que sometes al animal:

1. Problemas en la sangre

Determinados fármacos pueden producir problemas en la sangre al animal si alteran el proceso plaquetario. Esto podría traducirse en hemorragias repentinas alarmantes y peligrosas para su salud.

2. Dolor estomacal

Los antibióticos, como puede pasarle a cualquier ser humano, son agresivos con el estómago, así es muy probable que a tu mascota le produzca daños estomacales y digestivos si no se lo ha recomendado el veterinario.

3. Daños renales

Los daños renales de diversa consideración es otro de los peligros, especialmente si se le medica con una dosis de algún fármaco sin controlar la cantidad o si el número de dosis al día es excesivo.

4. Hiperventilación

Dependiendo del producto con el se que automedique al animal también podría producirle hiperventilaciones, alterando enormemente su pulso cardiaco y dificultándole la respiración.

5. Decaimiento

Otro riesgo habitual es que le afecte a su estado de ánimo, produciéndole un decaimiento general del mismo. Incluso se puede llegar a un estado depresivo en el animal por culpa de los fármacos suministrados sin control de un especialista.

6. Fiebre

Por supuesto, un clásico son las diarreas, los vómitos y las fiebres. Ya hemos hablado de que los daños estomacales son una consecuencia de la automedicación, y de ahí suelen aparecer síntomas derivados como las descomposiciones.

En definitiva, son ejemplos de peligros lo suficientemente graves como para descartar la opción de la automedicación a tu mascota, pero si todavía te planteas hacerlo piensa que la muerte es el peligro más grave al que le estarías exponiendo; y sí, la muerte es realmente una opción posible en casos extremos de automedicación. Lo mejor, recuérdalo siempre, el veterinario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.