6 cuidados básicos para tu tortuga

30 Septiembre, 2018 - Maria Aguirre

facebook whatsapp

Cuando decidimos que la tortuga es el animal que queremos adoptar tenemos que resolver una de las primeras dudas de forma rápida, ya que existen especies de agua y otras de tierra. Dependiendo de nuestra preferencia y elección, los cuidados básicos que necesitarán serán unos u otros.

El hábitat

En el caso de las tortugas de agua, un aspecto fundamental es crear un hábitat a su medida que incluya una piscina con la profundidad suficiente como para que pueda nadar en ella y otra zona de tierra, donde el animal se seque y tome el sol, además de poder descansar. El tamaño de la zona acuática ha de ser tres o cuatro veces más grande que el animal como mínimo.

El tamaño de su hábitat es uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta (Foto: iStock)

Agua limpia y a la temperatura adecuada

Por supuesto, el agua de dicho espacio dedicada para el nado debe estar muy limpia para que el animal no desarrolle ninguna enfermedad. Conviene hacer un vaciado y cambio de agua una vez a la semana aproximadamente o bien disponer de un sistema de filtros adecuado. El agua, además, tiene que estar entre los 26 y los 30 grados, mientras que en la parte seca es básico que penetren los rayos del sol. Si esto no es posible, hazte con un lámpara que simule dichas condiciones.

Dieta saudable

En cuanto a la alimentación, existen en los comercios especializados productos hechos a medida de estos animales, pero es bueno completar la dieta con productos naturales como el pescado, los vegetales, algunas frutas e incluso insectos. Pero esto se debe hacer de la mano del veterinario, que ha de aconsejarte también sobre las cantidades, ya que dependen del tamaño y edad de la tortuga.

Separar tortugas de agua de las terrestres

Es muy importante separar las tortugas de agua de las terrestres porque sus cuidados básicos varían. Las de tierra, a diferencia de sus primas hermanas, son vegetarianas, de modo que solo comen fruta, verdura y hojas verdes como la lechuga. Ten mucho cuidado si compras productos alimenticios preparados para tortugas porque si las tuyas son de agua no podrán contener grasa animal.

Vigilar la humedad

Además, su hábitat ideal también varía porque no soportan bien la humedad y las corrientes de aire. Son animales originarios de lugares muy secos y calurosos en su mayoría, por lo que es lo que debes reproducir para que se desarrolle bien en cautividad. Si por ejemplo vives en un sitio donde las noches sean frías, además de meter el terrario al interior de la casa sería conveniente incluir en el terrario un espacio donde la tortuga pueda resguardarse. En los meses cálidos, por contra, necesitan estar al aire libre así que intenta situar su terrario en el exterior durante estos meses.

Higiene y limpieza

Por último, en lo que sí coinciden los cuidados con las de agua, es en la necesidad de ser muy responsables con la limpieza de su zona para vivir. Hay que retirar diariamente sus excrementos y demás restos de comida que dejen porque podría afectar a la salud del animal a medio y largo plazo. Y no te olvides de que también beben mucha las terrestres, así que revisa habitualmente que no se queden sin nada que tragar porque también sería peligroso el hecho de que no tuvieran agua disponible para beber.

La limpieza de su hábitat y la limpieza de la propia tortuga son muy importantes (Foto: iStock)

Una vez establecidos los cuidados básicos que afectan a condiciones de vida, terrario, alimentación e higiene, sería necesario conocer en profundidad las particularidades de la especie que hayas elegido como mascota. SI las desconoces, el veterinario es la fuente más fiable para guiarte en todos los cuidados especiales que necesitará el animal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.