4 anfibios que puedes tener como mascota

11 junio, 2019 - Maria José Sánchez Palomo

Viven plácidamente en el agua y apenas hacen ruido. ¡Literalmente! Requieren pocas atenciones, cuidados básicos como suministrarles el alimento y vigilar que la pecera, acuario o terrario en el que estén se mantenga en buenas condiciones. Poco más. Es por ello que los anfibios son seres vivos a tener en cuenta si quieres una mascota fácil de llevar y que no conlleve muchos quebraderos de cabeza. Si tu hijo te pide un animal de compañía, es otra forma de darles cierta responsabilidad sin que al final seas tú el que tengas que ocuparte de cuidar de su nuevo compañero. 

A continuación te presentamos cinco anfibios que puedes tener como mascota. Toma nota para cuando tu peque te pida un animal de compañía y hazte con una de estas especies. Son realmente fascinantes y no te arrepentirás. 

1. Ranas

Son anfibios muy delicados por lo que no es recomendable tocarlos demasiado, ¿eh? En cuanto al lugar donde tenerlo, opta por un terrario que reproduzca al máximo las condiciones y el hábitat natural en el que suelen vivir estos animales cuando están en libertad. En cuanto a su alimentación, depende del tipo de rana por el que optes. Suelen basar su dieta en la ingesta de invertebrados. Cuando te decidas por una especie en concreto, infórmate bien de las características específicas de esta. 

Las ranas son anfibios muy delicados por lo que no se les debe tocar demasiado (iStock).

2. Salamandra

Cuerpo delgado, nariz corta, larga y con llamativas manchas en color amarillo. Las salamandras son otro de los anfibios que suelen adoptarse como mascotas. Estas necesitan un entorno húmedo y que tenga huecos y lugares donde esconderse. En el suelo, tierra, cortezas de árbol y musgo y una temperatura de entre 12 y 18 grados. En cuanto a la alimentación, opta por lombrices, babosas y cochinillas, entre otros, porque son animales carnívoros y nocturnos. 

Para las salamandras un entorno húmedo y oquedades en las que puedan esconderse (iStock).

3. Tritón

De este animal acuático se dice que son muy divertidos y fáciles de mantener, lo que los convierte en perfectos anfibios para tenerlos en casa. Lo fundamental es optar por una errario o pecera grande donde haya piedra, tierra y algo de agua, para conseguir un ambiente húmedo, un hábitat que se asimile a su entorno natural. En cuanto a su alimentación, suelen ingerir todo tipo de gusanos, grillos, larvas y lombrices, entre otros seres. Estos son un auténtico manjar para los tritones, que comen también comida granulada y que se puede encontrar en tiendas especializadas. Importante que cuando se prepare su hogar se le creen dentro de su espacio un lugar en el que esconderse. 

Los tritones son animales de fácil mantenimiento, perfectos para tener en casa (iStock).

4. Sapillo

Los sapos suelen ser mascotas domésticas muy frecuentes cuando se tienen niños pequeños en casa. Eso de salir a dar un paseo y encontrar uno en la orilla de un riachuelo o en un estanque y que estos quieran atraparlo es un clásico. Si es tu caso y te preguntas hasta qué punto estos anfibios como mascotas son efectivos, no te preocupes. Lo clave está en saber recrear, como en los casos anteriores, su entorno, el lugar en el que viven de manera natural, y suministrarle alimento. Su ingesta se componen por lo general de insectos, babosas y algunos grillos. 

Los sapos son de los anfibios que más se tienen como mascota (iStock).

Esperamos que estos anfibios como mascota te abran los ojos si te estás planteando adoptar alguno de estos animales para tenerlos en casa. Fundamental en todos los casos que se les suministre un hogar en el que se reproduzcan las condiciones naturales que se asemejen más a su hábitat normal y darles el alimento que suelen ingerir en su dieta en libertad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.