Peligros de la obesidad en gatos

16 junio, 2020 - Maria Aguirre

Muchos ratos agradables pasamos los adultos con Garfield, el gato más famoso de la ficción aunque haya quienes prefieran a Isidoro. Este último no evidenciaba ningún sobrepeso, pero sí el primero, adicto a la lasagna. Garfield es un gato obeso, y aunque en él no tuviera consecuencias graves, se trata de una patología muy peligrosa cuando se da en los animales, de igual forma que lo es en los seres humanos.

Los estudios cifran en un alarmante 40% el porcentaje de gatos obesos. Cuentan con el hándicap con respecto a los perros del sedentarismo ya que no salen, generalmente, a la calle, pero la otra gran parte de la responsabilidad del problema es de la alimentación, y esto son los dueños del animal los que tienen en su mano cambiar las cosas.

Es importante vigilar bien su alimentación (Foto: iStock)

En cualquier caso, de la mano del veterinario se pueden establecer los cambios en la dieta de tu mascota para revertir la situación con responsabilidad y el conocimiento necesario para no poner más en peligro su salud. De lo contrario, de no corregirse, el animal sufrirá las consecuencias del sobrepeso de distintas formas.

La más rápida es la aparición de la apatía y el cansancio extremo. Si el animal ya era sedentario, ahora tiende a serlo mucho más, y eso repercute directamente sobre su salud física y sobre su movilidad. Además, un sobrepeso prolongado puede impactar también sobre articulaciones y huesos del animal, generándole incluso patologías como la artrosis o las hernias discales, ambos problemas serios que pueden derivar en otras consecuencias graves y que se pueden dilatar mucho en el tiempo.

No hablemos ya de las consecuencias que tiene a nivel cardiorespiratorio, ya que el animal se mostrará muy fatigado; no podrá hacer cosas que antes sí hacía. Y por supuesto, la obesidad puede derivar también en enfermedades muy graves para un animal como es el caso de la diabetes, que entre otras cosas afecta a la visión.

El cansancio extremo y problemas respiratorios pueden aparecer (Foto: iStock)

Por último, existe también un riesgo asociado a la obesidad que tiene que ver con el aparato digestivo, ya que un sobrepeso prolongado puede ser el causante de problemas que no tienen por qué ir a mayores como el estreñimiento, pero también otras mucho más graves como las necrosis hepáticas en el peor de los casos.

Muchas de estas complicaciones pueden requerir que el gato pase por el quirófano, otro motivo de peso más para ayudar a que tu mascota supere la obesidad lo antes posible, siempre de la mano de un experto en la materia, tal y como ya te habíamos recordado previamente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.