Diferencias entre gato siamés y persa

3 junio, 2019 - Maria José Sánchez Palomo

Son dos de las razas felinas más buscadas porque estos animales son de una belleza sin igual. Los gatos siameses y los persas se asemejan en cierta medida pero hay diferencias notables entre unos y otros. A continuación te presentamos los principales aspectos que permiten diferenciar de manera rápida y fácil a estas razas de animales.

Mantenimiento de tu mascota

El gato persa requiere de mayores cuidados y un esfuerzo importante en mantenimiento. Su pelaje es especialmente delicado, lo que lo convierte en un fiel amigo al que dedicar un tiempo necesario para que luzca perfecto. Por otro lado, el siamés es más sencillo a la hora de tenerlo en buen estado. Este pierde pelo con mayor frecuencia y rapidez, en gran cantidad, en relación al persa, de ahí que su cabellera no requiera de tanta dedicación como el gato persa.

El gato siamés muda el pelo con mayor frecuencia que el persa (iStock).

Tranquilo vs Activo

¿Cuál de estas mascotas crees que es activa en casa? ¿El persa o el siamés? Por lo general, este último es muy juguetón y es un animal que disfruta recorriendo la casa y los patios de un lado para otro. Te buscará para que eches un rato con él y la pelota o con sus juguetes favoritos. El persa es tranquilo y lo normal es que lo encuentres todo el día retozando en su cama o en el sofá, donde le hayas ubicado dentro del hogar.

La salud, un factor fundamental

¿Cuál de estos animales es más longevo? Por lo general, el siamés es un animal que tiene una buena salud, aunque obviamente puede desarrollar ciertas enfermedades, especialmente respiratorias o cardiacas, a consecuencia de su actividad física de alto voltaje y su gran nerviosismo. Sin embargo, los persas son especialmente delicados. Las dolencias respiratorias son igualmente comunes en estos y al ser más sedentarios y tranquilos es de esperar que desarrollen algunas otras patologías.

El gato persa es muy cariñoso con la familia (iStock).

Alimentación gato siamés y persa

Otras de las diferencias entre gato perssa y siamés es en relación al tipo de alimentación que debes suministrarles. En el caso de los gatos persas hay que cuidar mucho la grasa y las proteínas que se les suministran. Tratándose de seres tranquilos, queman pocas calorías así que hay que tener especial cuidado en la dieta diaria que se les suministra. En los siameses ocurre lo contrario. Tratándose de animales que gastan mucha energía, activos y a los que les gusta jugar, es propio que se les suministren alimentos altos en proteínas.

Carácter parecido pero…

Ambos son cariñosos por naturaleza, pero hay aspectos que no comparten, más bien todo lo contrario. Mientras que los persas son tranquilos y delicados, los siameses son extrovertidos y comunicativos. Los persas no suelen estar a gusto cuando llegan visitas a casa, mientras que a los siameses no les importa verse rodeados de personas nuevas. Ambos son muy fieles, eso sí..

Estas son algunas de las diferencias del gato persa y siamés. Son gatos ambos preciosos pero realmente tienen rasgos y personalidad totalmente marcada y que diverge notablemente de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.