10 curiosidades sobre la raza de gato Ragamuffin

21 febrero, 2020 - Marta Benayas

Las semejanzas entre los animales y las personas son una realidad, especialmente cuando se habla de perros y gatos. Estas mascotas al pasar tanto tiempo en contacto con los humanos suelen desarrollar comportamientos que incluso pueden recordar a ellos, especialmente determinadas razas con un cociente intelectual más alto.

Aunque cada una es un mundo y generalizar a veces sea difícil, también es cierto que cada una posee unas determinadas características que conviene conocer, sobre todo si estás interesado en adoptar. En este artículo hablaremos del gato Ragamuffin, una raza bastante popular entre los amantes de los mininos, que sin embargo no todos terminan de conocer. ¿Quieres saber más? A continuación te contamos algunas de sus curiosidades.

Datos curiosos del gato Ragamuffin

Su pelo es su gran seña de identidad (Istock)

1-Se originó en 1990 debido al deseo de varios investigadores que criaban gatos de idear una raza parecida al Ragdoll mejorando su salud genética. Es así como lo cruzaron con gatos persas e himalayos para conseguir al actual Ragamuffin.

2-Hay otra teoría que afirma que estos gatos surgieron en los años 70 de la mano de Ann Baker, una criadora de gatos persa que, accidentalmente juntó a uno de ellos con otro callejero, surgiendo así esta nueva raza.

3-En 2003 fue reconocido como una nueva raza por la Asociación de Criadores de Gatos.

4- Hasta aproximadamente el 2008 no salió de los Estados Unidos, país donde fue concebido, así que se puede afirmar que se trata de una raza relativamente nueva.

5-De hecho, muchos afirman que es una raza que bien podría pasar por un conejo ya que su pelaje es grueso, abundante y con unos tonos similares.

6-Son una raza grande y con tendencia al sobrepeso. Cuando son pequeños poseen bastante barriguita debido a una almohadilla de grasa que tienen en el vientre que les sirve como reserva.

Son razas cariñosas e independientes (Istock)

7- Su pelaje es su gran característica, pero también su mayor debilidad, pues hay que cuidarlo con especial ímpetu y cepillarlo unas 3 veces a la semana con un peine de púas metálicas.

8-Aunque su color sea parduzco, estos mininos nacen de color blanco y es a los tres meses de edad cuando adquieren el tono definitivo.

9- Son muy sociables y les encanta los mimos y atenciones. Además, tampoco diferencian entre los miembros de la familia y los desconocidos, pues a todos les conceden las mismas atenciones.

10- Les gusta mucho jugar, y aunque son un poco perezosos, tienen que hacer ejercicio para no coger demasiado peso. También son especialistas en cazar ratones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.