Piensos secos VS piensos húmedos. ¿Cuál es el mejor?

7 mayo, 2018 - Marta Benayas

facebook whatsapp

Cuando se habla de nutrición canina hay una serie de normas que todo dueño debería conocer y aplicar en la dieta de su perro, desde no abusar de la comida humana, a eliminar por completo algunos alimentos determinados que pueden afectar a la salud de nuestro perro y elegir el pienso que mejor se adapte a las necesidades de nuestro amigo peludo.

En materia de piensos no hay nada escrito, aunque en las tiendas encontramos la variedad del duro y el blando y ‘a priori’ sean igual de convenientes para tu mascota, cada uno tiene unos puntos a favor y en contra que tendrás que saber para poder elegir con criterio el que convenga a tu perro.

El blando es más apetecible, pero dura menos (Istock)

El blando es más apetecible, pero dura menos (Istock)

Pros y contras

El pienso húmedo una vez abierto tiene que guardarse en el frigorífico, por lo que si vas de viaje y no sabes si vas a tener acceso a una nevera es más difícil de mantener en buen estado. El pienso seco, por el contrario, puede durar varios meses y no necesitas ningún requisito especial a la hora de guardarlo, tan sólo un lugar limpio, seco y fresco.

Si acostumbras a tu perro a alimentarse sólo con pienso húmedo, a la larga podrá desarrollar problemas en los dientes e incluso su caída. El animal necesita masticar cosas duras para mantenerlos fuertes y sanos. El pienso seco además de fortalecer su musculatura, es perfecto para luchar contra la placa y el sarro.

Normalmente  los piensos húmedos son más sabrosos por lo que a tu mascota le gustará más que el duro, aunque en los últimos tiempos las marcas de pienso seco se han esforzado en conseguir acabados que resulten más apetecibles a los animales.

El pienso seco fortalecerá su dentadura (Istock)

El pienso seco fortalecerá su dentadura (Istock)

El pienso seco carece apenas de agua, al contrario que el húmedo, por lo que si tu mascota no acostumbra a beber mucha, con el blando te aseguras un aporte extra de hidratación.

El pienso húmedo tiene un aroma más apetecible para el perro que el seco así que si tu peludito es de los que no comen con facilidad, con este tipo de pienso te resultará más fácil que lo haga.

El pienso seco es más económico que el húmedo y además dura más.

Si vas a estar fuera de casa muchas horas, si pones pienso seco en el comedero no tendrás que preocuparte de que se seque o se ponga malo, algo que con el húmedo sí que puede pasar.

Como conlusión…

Como resumen, el pienso húmedo es una alternativa idónea para los perros mayores con problemas en los dientes ya que es más fácil de masticar que el duro. También si tu peludito está enfermo y pierde el apetito, con este tipo de alimento te aseguras más posibilidades de que se lo coma.

Por otro lado, el pienso seco fortalece su musculatura, evita el sarro, es más fácil de conservar y dura más. Lo mejor es establecer un término medio entre ambos y que tu mascota pueda comer de los dos.

6 respuestas a “Piensos secos VS piensos húmedos. ¿Cuál es el mejor?”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.