El perro que fue adoptado por una jugadora de 'Pokemon Go'

12 Septiembre, 2018 - Marta Benayas

facebook whatsapp

La vida da muchas vueltas, y el destino puede tener preparado para nuestro futuro un camino inesperado que no nos imaginamos, y si no que se lo digan a Ela Okreša Đurić, una amante de los animales con una historia de lo más enternecedora.

Esta polaca se declara ‘fan’ de ‘Pokemon Go’, el juego que hace apenas un año enganchó a medio mundo y que consiste básicamente en ‘atrapar’ estas mascotas -como en la serie- a través del ‘smartphone’. En compañía de su novio Ela se pasaba las tardes jugando al famoso juego por las calles de su vecindario hasta que un día sucedió algo que le cambiaría la vida.

La vida de Ela cambió por completo gracias a Pokemon Go (Istock)

Una historia con final feliz

En uno de sus paseos la pareja avistó un perro abandonado, de color negro y tamaño mediano- en muy malas condiciones, con apenas pelo, cansado, triste y muy muy delgado. El animal los siguió durante un rato y la polaca, ante una situación tan delicada, decidió acercarse para ver cómo reaccionaba. Cuál fue su sorpresa al descubrir que el perro, lejos de resultar violento o asustado, comenzó a lamerle la mano en busca de algo de cariño.

Ela llevaba un tiempo queriendo adoptar un animal y consideró esto como un golpe del destino. Por eso no dudó en llevar al can al veterinario para que controlasen que se encontraba en buenas condiciones. De igual modo intentó contactar con una perrera para que examinasen el microchip por si el animal se había perdido, pero no había ni rastro.

El animal necesitaba cariño, comida y un buen baño (Istock)

Demasiadas señales que indicaban que ese perro negro de ojos castaños tenía que ser suyo. Tras comprobar que el animal sólo necesitaba un buen baño, comida y cariño la jugadora de ‘Pokemon Go’ decidió adoptar al animal bautizándolo como ‘Loki’.

Desde ese momento Ela tiene un compañero más que le ayuda en su ‘caza’ con los Pokemon, quién le iba a decir que el videojuego iba a cambiarle la vida (y la de Loki). Una historia de cuento de hadas con final feliz que demuestra que el amor entre las personas y las mascotas traspasa fronteras.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.