Cómo quitar una garrapata a un perro

5 abril, 2019 - Maria Aguirre

Los amantes de los perros pasamos horas en contacto con ellos, la mayoría de ellas en actitud cariñosa, de ahí que ser responsables con su higiene sea fundamental no solo por la salud del animal, sino también por la nuestra y por la de las personas que nos rodean.

Además, en este sentido, es bueno conocer qué problemas de salud puede padecer el animal, y cuáles de ellos pueden ser contagiados a los seres humanos, y también es conveniente saber cómo actuar en determinadas circunstancias para ayudar al animal. Una de ellas, de las más habituales desgraciadamente, es aprender a retirarles una garrapata, por si llega el caso en el que tengas ese problema con tu perro.

Ante una garrapata, lo primero es llevarle al veterinario (Foto: iStock)

Estos insectos tienen gusto por la piel de los canes, a los que conviene desparasitar rápidamente una vez se detecten porque pueden ser muy peligrosas para su salud, ya que les pueden contagiar diferentes patologías de las que sean portadoras, de distinta gravedad.

Por supuesto, como siempre recomendamos cuando hablamos sobre problemas de sanitarios en las mascotas, nuestra recomendación en primer lugar es acudir rápidamente al veterinario de confianza. Pero esto no siempre puede ser así, de ahí que sea interesante saber cómo actuar en primera persona.

Las pinzas son unas buenas aliadas para combatir las garrapatas. Puedes usarlas especiales, pero como es probable que en una situación de emergencia no las tengas cerca, te pueden ser útiles las que se utilizan para depilar, de las que siempre suele haber unas en el armario del baño a mano. Eso sí, previamente, antes de manipular nada, debes ponerte unos guantes para proteger tus manos. Una vez hecho esto, la mejor forma de retirar la garrapata es cogiéndola por el cuerpo lo más cerca posible de la piel del perro, y con mucho cuidado de no pellizcarla demasiado.

Esta es la forma más eficaz y factible a nivel casero de quitar una garrapata a un perro, pero el trabajo de primeros auxilios no termina cuando completes este paso, ya que después tendrás que curar bien las heridas que el insecto haya generado en el pelo al morderle. La clave en este caso es limpiarla bien, desinfectarla y después secarla correctamente.

Las pinzas pueden ser tus mejores aliadas (Foto: iStock)

Y, por si acaso, en cuanto puedas ya que no lo hiciste antes de pasar a la acción por el motivo que fuera, lleva al animal en cuanto puedas a que el veterinario le haga una revisión para evitar que algo no se haya hecho del todo bien.

Por supuesto, todo esto será poco probable que tengas que realizarlo siempre y cuando seas muy concienzudo con la prevención, la cual se hace sobre todo a través de baños y productos adecuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.