Cómo afecta la lluvia a tu perro

1 octubre, 2019 - Marta Benayas

Los peluditos son animales muy sensibles, y aunque a simple vista pueda dar la sensación de que viven en su propio mundo, lo cierto es que están en constante alerta. Solo hay que pensar en su forma de ladrar cuando hay un ruido extraño, o como van corriendo a la puerta de casa cuando creen que viene alguien.

Los agentes meteorológicos son otro de los puntos que pueden afectar a sus sentidos, y no nos referimos solo a que por ejemplo una tormenta pueda darles miedo, no, la cosa va más allá. Antes de que caiga un buen chaparrón tu peludito experimenta diversas sensaciones que te explicamos a continuación.

Lo que menos les gusta de la lluvia

Con la humedad de los momentos previos muchos olores se intensifican incluso antes de que llueva, como pueda ser el de la tierra o la hierba, y esto el animal lo siente. De ahí que en la mayoría se pongan nerviosos antes y que muchos digan que pueden ‘predecir’ la lluvia.

Su estado de ánimo puede verse alterado (Istock).

El sonido de la lluvia en general no les suele agradar porque en gran parte de los casos desconocen el origen, por eso para muchos la lluvia puede suponer un verdadero calvario o una situación de estrés importante. Otro de los motivos por los que les desagradan es por las diferentes variedades de sonidos que se producen: el agua contra los cristales, el metal, los toldos…

El agua de los charcos tampoco les suele gustar, sobre todo si son hembras puesto que suelen sentirse sucias cuando los pisan. No te extrañes si se resiste a dar un paseo, y si al final cede, lávale bien las patitas cuando volváis a casa para que se sienta limpio.

Otro de los aspectos más curiosos de la lluvia es que los apareamientos aumentan. Esto se debe a que con la humedad y el descenso de la temperatura que se produce en el momento de la lluvia las feromonas de las hembras se detecten más fácilmente. Por eso es normal que encuentres a tu perrito más excitado que de costumbre.

En muchos casos les encanta salir a jugar a los charcos (Istock).

Ayuda a que se sienta protegido

Para evitar que se den estas situaciones además de normalizar el fenómeno de la lluvia, hay que dejar claro al animal que está seguro y que nada le puede pasar. Intenta que se distraiga con juegos o algún premio y no escatimes en mimos y cariños.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.