Cómo detectar y tratar la hidropesía en peces

19 septiembre, 2019 - Maria José Sánchez Palomo

Tener un acuario en casa en ocasiones parece ser algo sencillo y que no presenta complicaciones. Por lo general, si todo marcha sin sobresaltos, es así, pero hay que tener en cuenta que existen ciertos agentes que pueden actuar de manera nociva contra el ecosistema que has creado para tus peces y estos pueden verse afectados por enfermedades comunes en peces. Una de estas es la hidropesía, ¿alguna vez habías oído hablar de ella? A continuación te damos más detalles al respecto. Como sucede siempre en términos de salud, una detección precoz es la mejor manera de actuar. 

Empecemos por el principio, ¿sabes qué es la hidropesía en peces? Esta es una dolencia, por así decir, que conlleva la retención de líquidos en el cuerpo de estos animales acuáticos. Esta sintomatología es la señal inequívoca de que algo empieza a ir regular, que hay alguna anomalía en el funcionamiento normal de estos seres vivos…

Para detectar la hidropesía en peces hay que observar bien al animal (iStock).

Lo fundamental es detectarlo a tiempo, como ya te comentábamos. ¿Cómo darse cuenta en el momento adecuado para atajar la enfermedad antes de que revista mayor gravedad? Pues con el método más antiguo y sencillo del mundo, ¡la observación! Echa un buen vistazo a tus peces. Vas a detectar un hinchamiento de la parte del estómago y de la zona de los ojos. Eso genera que las escamas vayan separándose del cuerpo y vas a comprobar incluso que empiezan a nadar con dificultades, que pierden el control de su flotabilidad. 

Una vez vayas detectando estas señales, toca actuar rápido y de manera diligente. Puedes consultar con tu veterinario de confianza para que te de las mejores pautas, las indicadas para cada caso, pero por regla general deberías hacer lo siguiente para tratar la hidropesía en peces: En primer lugar, la higiene en la pecera. Cambia diariamente el 10% del agua que haya en el acuario. Esto hace que evites problemas de acumulación de nitratos, armonio o nitritos en el medio, algo que supone un riesgo para tus animales acuáticos. 

Fundamental limpiar la pecera, al menos el 10% del agua diariamente (iStock).

Otra forma es cuidar la alimentación. Una dieta inadecuada es motivo de que aparezca la hidropesía, de ahí que tengas que ser estricto en cuanto a lo que das de comer a los peces. En sitios especializados señala como un buen remedio el servirles guisantes hervidos y sin piel. Sea como fuere, repetimos: lo mejor es consultar también con un profesional especialista en pescados para que te asesore lo más convenientemente posible. 

Cuida la alimentación de tus peces para evitar enfermedades como la hidropesía (iStock).

De manera paralela existen antibióticos que se prescriben para tratar la hidropesía en peces. Nos referimos a sustancias como prednisona o metronidazol. Importante saber sus pros y contras y conocer exactamente las cantidades a utilizar, ¿eh?

Sea como fuere, la mejor manera de combatir esa enfermedad es evitar los causantes de la misma. Desde la mala calidad del agua a una alimentación inadecuada, la posible infección de heridas y –¡ojo!– determinadas especies con mayor tendencia a sufrir esta dolencia. Nos referimos a el pez cebra, el betta, los guppies, el cabeza de león, los telescopios, los mollys y los kois.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.