Cómo asear a tu pájaro

3 abril, 2018 - Julieta de Yo Amo a las Mascotas

En su habitat natural, un pájaro se ensucia pero se lava solo en un charco, con agua de lluvia o en una fuente. En casa, el pájaro puede ensuciarse incluso más que en el exterior pues todo se concentra en su jaula y no tiene muchas formas de limpiarse si no lo ayudas. Además, la humedad de una casa es inferior a la que podría encontrar en la naturaleza por lo que su piel también estará mucho más seca y necesitará más hidratación.

En general los pájaros suelen aprender rápidamente a asearse si le proporcionas los medios adecuados, a continuación te explicamos cómo tienes que ayudar a tu pájaro a asearse:

Agua dulce o sprays especializados:

Lo mejor es que pongas a su disposición o bien agua dulce. Los sprays tienes que comprarlos en veterinarias y pedir que te den uno para pájaros, por nada del mundo le des uno cualquiera pues podría tener jabón y ser perjudicial. El agua tiene que estar tibia, nunca muy fría ni muy caliente.

Recipiente:

Puedes ponerle un tazón grande dentro de la jaula que puedes quitar si el pájaro no se baña mucho o, si al final le gusta mucho, ponerle uno especial y permanente o por lo menos, que aguante bastante.También, en especial si el pájaro es grande, puedes instalar un recipiente para que se bañe fuera de la jaula. Si optas por el spray, obviamente tendrás que ayudarlo, rociándolo tú con él.

Empieza poco a poco:

Hay pájaros a los que les gusta bañarse más que a otros por lo que lo primero es ir probando, primero una vez a la semana, luego dos y así vas viendo. Si notas que le gusta mucho, deja que se bañe a diario.

Supervisión:

Como en principio tu pájaro no estará habituado, intenta supervisarlo siempre que se vaya a asear, por precaución.

Temperatura de la habitación:

Asegúrate que en la habitación no hay corrientes de aire ni está muy fría,  ya que al secarse, el pájaro podría enfriarse.

 

 

Lo último que tienes que saber es que no puedes forzar a tu mascota para que se bañe, por lo que tendrás que tener paciencia si no le gusta mucho el agua.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.