5 trucos para limpiar correctamente el caparazón de tu tortuga

8 Octubre, 2018 - Maria José Sánchez Palomo

facebook whatsapp

La higiene es fundamental para el bienestar de nuestras mascotas así que si tienes en casa una tortuga es importante que con cierta periodicidad la limpies para que esté en perfecto estado. No se trata solo de dar de comer a los animales con los que convivimos sino que hemos de darles las mejores condiciones higiénico sanitarias y comodidades básicas para que vivan cómodas y tengan una vida feliz. Así pues, tened en cuenta estos cinco trucos para limpiar correctamente el caparazón de tu tortuga, ¡ella te lo agradecerá aunque no sepa decírtelo con palabras!

1. Tranquilidad y paciencia

Este es un consejo que debes tener en cuenta siempre que te dispongas a asear a cualquier animal, pues hay algunos a los que no les gusta nada que los manipulen, que los cojas y los sueltes o que los pongas en contacto con el agua (como suele ocurrir con los gatos). Así pues, ármate de paciencia y busca un hueco en el que tengas tiempo para no hacerlo con prisas, que siempre son malas consejeras.

2. Cepillo pequeño para uso exclusivo con tu tortuga

Muchas personas tienen un cepillo de dientes comprado y dedicado en exclusiva a estos menesteres. Puedes usar tú uno igual o bien adquirir uno más específicos en cualquier tienda de animales. Lo cierto es que estos cepillos que usamos para la higiene dental te sirven perfectamente así que si tienes uno en casa que no utilices, resérvalo para las veces que tengas que limpiar el caparazón de tu tortuga.

3. Usa agua aclimatada para limpiarla

Un truco sencillo es tomarla del mismo terrario donde habite la tortuga, así ya estará a la temperatura normal en la cual se mueve ella. Evita los cambios bruscos de temperatura. Imagina que te sucede a ti, que te ponen agua muy caliente o demasiado fría para bañarte, ¿a que no te gustaría? Pues con las tortugas sucede lo mismo. En esta vas a introducir el cepillo para ir dándole por todo el caparazón, con firmeza pero sin usar demasiado la fuerza para no hacerles daño o gestos molestos.

4. Secar adecuadamente

Hay que terminar secando bien la tortuga. Esto es fundamental si quieres evitar que proliferen los hongos. Intenta reducir al máximo los restos de humedad que puedan quedar en la superficie de la tortuga que estés limpiando.

5. Evitar limpiar la tortuga cuando esté cambiando el caparazón

Lo mejor es darles un buen baño cuando ya hayan mudado el caparazón. Siempre hazlo con cuidado para que el animal esté bien y cómodo y no sufra nada. El baño debe ser siempre algo agradable para cualquier mascota y cuanto menos hay que intentar que no sea incómodo o molesto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.