Consejos útiles y prácticos para intentar adiestrar a tu gato

27 Diciembre, 2017 - Marta Benayas

facebook whatsapp

Los gatos, junto con los perros, son uno de los animales domésticos preferidos para tener en  una casa. Su sentido de la independencia y su inteligencia -junto con la comodidad a la hora de criarlos- permiten que aquellos que por trabajo no pasen mucho tiempo en casa a lo largo del día puedan tener uno, sin tener que preocuparse porque se ponga triste, como por ejemplo sucede con un perro. Si algo se sabe de estos animales, es que son ‘almas libres’. Les gusta hacer su vida -de una u otra manera- y no tener que rendir cuentas a nadie. Su personalidad ‘liberal’ hace de los gatos animales difíciles de domesticar.

Si eres de los que tiene un gato en casa desde hace poco tiempo y todavía no habéis terminado de establecer ese vínculo entre dueño-mascota, posiblemente te estés preguntando cómo domesticar a tu gato. No te desesperes, te damos unos consejos que te ayudarán y hará que todo sea mucho más fácil.

Cada cosa tiene su momento

En cuanto tu gato llegue a casa lo primero que tiene que aprender es identificar donde está su casa, el arenero y el rascador. Estos son los puntos de partida para que empiece su educación. Para que aprenda la función del arenero cada vez que termine de comer tenemos que llevarlo allí cada vez que termine de comer y cada vez que haga allí sus necesidades lo mejor es premiarle -sobre todo en las primeras veces- para que relacione rápidamente que el arenero es algo positivo. No te olvides de hacerle identificar los ‘lugares prohibidos’ de la casa.

Los mordiscos y arañazos

En las primeras semanas de la vida del gato hay que dejarlo que explore para que conozca la casa y se conozca a sí mismo. Pero cuando crezca cada vez que arañe debes dejar de jugar con él, y si es necesario da un pequeño chilido. Cómprale juguetes especiales para gatos, no ‘recicles’ los de tu perro -en el caso de que lo tengas- porque los diseñados especialmente para los mininos tienen formas que ‘invitan’ a que los arañen y jueguen con ellos. Te aseguramos que si tu gato tiene un juguete que le guste no arañará los muebles de la casa.

Refuerzo positivo y repetición

A la hora de educar a tu gato, el refuerzo positivo siempre ayuda. Prémialo- con comida o caricias-  cuando lo haga bien, y si ves que te pide atención y mimos, hazle caso. Aunque se trate de animales muy independientes también son muy juguetones.   La repetición y el uso del refuerzo positivo en gatos son imprescindibles para lograr que el gatito comprenda aquello que intentamos transmitirle. Utiliza varias palabras ‘clave’ para comunicarte con él y repítelas, así será más fácil que las retenga y comprenda lo que quieres decirle

Si tu gato ha hecho algo malo debes regañarle y castigarle en el mismo momento que lo haga, de nada sirve si lo haces tiempo después.

Paciencia

Ten paciencia e intenta meterte en su papel, si ves la casa con ‘sus ojos’ podrás descubrir algunos de los sitios que tu mascota adora. Parece muy básico, pero muchas veces uno de los problemas por los que el adiestramiento del gato fracasa es porque el dueño se olvida de que está tratando con un animal y por el contrario se cree que es una persona.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.