5 razones por las que mi gato duerme conmigo

23 octubre, 2019 - Maria José Sánchez Palomo

Quienes conviven con animales de compañía seguramente en alguna ocasión hayan pensado dormir con ellos… ¿O no? Esto sucede especialmente con perros y gatos, pues son dos mascotas a las que apetece especialmente meter en la cama, calentitos y con mucho mimo y amor. En el caso de los gatos, puedo daros varias razones por las cuales comparto cama con mi gatito. ¿Quieres conocerlas? Pues sigue leyendo que te digo el porqué caigo en los brazos de Morfeo con mi minino al lado. 

1. Efecto relajante del ronroneo

Después de un día largo de trabajo, de momentos de tensión en la oficina, tras el coche o el metro, una vez llego a casa, lo que más me apetece es meterme en el dormitorio con mi gato. El ronroneo que hace al dormir tiene un efecto relajante en las personas y suelo conciliar el sueño con mayor facilidad, cayendo en un descanso reparador que me permite despertar al día siguiente llena de energía.

Los gatos transmiten calma y descanso con su ronroneo (iStock).

2. Fortalece el vínculo con mi mascota

Otra de las razones es que fortalece la relación que tengo con mi fiel compañero. El estar unidos en la cama, totalmente dejados y en modo off, sin nerviosismo ni ajetreo, en silencio absoluto, supone compartir un instante especial en la vida de las personas. Esto favorece que el lazo con tu mascota se estreche. Sin lugar a dudas es una de las razones más importantes por las cuales mi gato duerme conmigo y ese por ese fortalecimiento de nuestra relación, del vínculo que tenemos. 

3. Sensación placentera de calor y recogimiento

Otro de los motivos por los cuales mi minino también duerme en mi cama es que, cuando llega el otoño y empieza a hacer frío, no hay nada más maravilloso que sentir ese calorcito que desprenden estos animales. Si bajan las temperaturas no hay problema, ¡casi que no necesito ya calefacción porque tengo a mi gatito al lado!

Muchas familias disfrutan descansando con su gato (iStock).

4. Descanso placentero y prolongado

Entre esas razones hay que añadir una cuarta y es que, en mi caso, que suelo padecer de insomnio en etapas en las que estoy especialmente nerviosa, el hecho de que duerma con mi  minino me transmite tanta calma y paz que hace que esas dificultades para conciliar el sueño desaparezcan. ¡Es la mejor manera de tener un sueño reparador y amanecer como nueva para afrontar la jornada!

5. Mi despertador natural

Así, como lees. Mi gato es un despertador, la mejor forma de abrir los ojos para salir de la cama, y es que nada más sale el primer rayo de luz, en cuanto apunta el sol, este animal de compañía suele despertarse y se preocupa muy mucho de que yo también lo haga. Empieza a juguetear y quiere que lo acaricie, con lo cual no suelo necesitar una alarma que me haga salir de las sábanas y además el despertar no tiene nada que ver con el pitido del aparato. El ronroneo de mi fiel compañero es la mejor de las maneras de arrancar el día.

El ronroneo de los animales relaja y facilita el descanso (iStock).

Dormir con tu gato es algo realmente relajante y reconfortante. Por supuesto, para poder hacerlo es fundamental que mantengas la higiene y limpieza del animal, que esté desparasitado y con sus vacunas correspondientes. No debes arriesgar jamás tu salud pues hay enfermedades que los gatos pueden contagiar a las personas. Se precavido y disfruta al máximo de esta experiencia única.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.