5 motivos por los que tu gato maúlla

23 enero, 2018 - Julieta de Yo Amo a las Mascotas

Los gatos son muy listos y saben que nos necesitan mucho más de lo que quieren aparentar. Quien tiene un gato probablemente ya sepa interpretar por qué hace cada cosa en diferentes momentos pero los maullidos, aún así, pueden ser desconcertantes y muy molestos.

Los motivos por los que tu gato maulla pueden ser muy variados y a veces pueden ser más importantes  que otras veces. Te vamos a dejar los 5 más comunes para que puedas indentificarlos con mayor facilidad, de todas formas, cada gato es un mundo y puede que tengan más motivos de los que podemos pensar:

1.”Me duele algo”

Este motivo es el más obvio de pensar pero el más difícil de identificar. Si vemos que maulla mucho, se mueve raro, no tiene apetito o le molesta que lo toques, puede que esté sufriendo algún dolor. Asegúrate de que es un maullido diferentes y que ves más síntomas y procura acudir cuánto antes a tu veterinario para solucionarlo.

2.”Tengo mucha hambre”

Este seguro que lo has reconocido enseguida, si empieza a maullar como un loco cuando está cerca de la comida y su cuenco está vacío, ¡blanco y en botella!, tiene mucha mucha hambre.

3.”¡Quiéreme!”

Puede que pases mucho tiempo fuera de casa o que cuando estés no le hagas mucho caso y tu gato te eche de menos. Muchas veces tu gato puede querer mimos o simplemente se aburre y quiere jugar, y, como no puede escribirte un WhatsApp, su única manera de llamar tu atención es maullandote. Hazle unos mimos y verás como se le pasa.

4. “¡Cámbiame la arena!”

Si, los gatos pueden ser un poco exquisitos a veces.  Quizá se te ha pasado cambiar la arena por varios días y tu gato no encuentre “sitio” cómodo para hacer sus necesidades, en ese caso lo normal es que vaya a decírtelo, a su manera.

5. “¡Tengo mucho estrés!”

Puede que hayas escuchado este maullido en la sala de espera del veterinario o en un viaje, se trata de un maullido más grave y largo y significa que no le gusta nada lo que está pasando y se ha estresado.

Como decíamos antes, cada gato es un mundo y cada dueño conoce las necesidades de su minino mejor que otro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.