3 motivos por los que no soplar en la cara a tu perro

15 enero, 2019 - Marta Benayas

A menudo las personas tratamos a los perros como si fuesen personas y en la mayoría de los casos ni siquiera somos conscientes de ello. Dormir con ellos, ver la tele, hablar o jugar como si fuesen niños son solo algunas de las cosas que se nos vienen a la cabeza, sin embargo, en otras ocasiones sobrepasamos el extremo que va de lo agradable a lo molesto.

¿A qué nos referimos? A comportamientos humanos que aplicamos a nuestros peludos que en realidad suponen un auténtico martirio.

En este artículo explicaremos por qué no debes soplar a tu perro en la cara, una costumbre que muchos interpretan a modo de broma y que sin embargo no les hace mucha gracia a nuestros fieles amigos. La explicación es muy sencilla, los perros tienen los órganos del sentido y el olfato mucho más agudizados que las personas, y si soplas los alterarás mucho más de lo que te imaginas.

Sus oídos son mucho más sensibles que los tuyos (Istock)

3 motivos por los que no soplar a la cara a tu perro

El hocico y los bigotes: para los canes el hocico es una parte fundamental de su organismo no solo por la capacidad olfativa, también por el sentido de la orientación. La humedad característica de esta zona es uno de los grandes indicadores de ubicación junto con los bigotes. Si soplas eliminas esta lubricación natural llegando incluso a irritar la zona (que por si no lo sabías está compuesta de células muy muy sensibles).

Las orejas: otro de los puntos clave en los sentidos perrunos lo encontramos en esta parte. A la mayoría de los perros no les gusta que les toquen en la parte del oído porque de un modo u otro se altera también su capacidad para orientarse y mantener el equilibrio correctamente. Además, al tener una mayor capacidad para percibir sonidos, el ruido del soplido les resultará muy irritante.

Su nariz puede irritarse (Istock)

Los ojos: de por sí deben estar humedecidos constantemente, ya sea en los humanos como en los perros. Por otro lado, en la mayoría de las razas caninas son más grandes que los de las personas, así que la molestia será mayor. Otro motivo más para que no lo hagas.

Por último, hagamos un ejercicio de reflexión. ¿De verdad a ti te gusta que te soplen en la cara? Seguramente hayamos adivinado tu respuesta, así que no hagas a otros lo que a ti no te gustaría que te hicieran.

1 respuesta a “3 motivos por los que no soplar en la cara a tu perro”

  1. Nuria dice:

    Me ha servido de mucho estas explicaciones, yo de vez en cuando jugando con mi perro le soplo en la cara para que se pique, pero ya no lo haré, no sabía que podía ser tan malo, yo pensaba que el iba a comerse el aire igual que hace con el agua.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.