¿Qué hacer si se atraganta mi conejo?

2 octubre, 2017 - Maria Aguirre

Una de las cosas importantes que debes hacer cuando vas a hacerte con una mascota por primera vez es informarte sobre las peculiaridades de cada animal y aprender en caso de que sea necesario a resolverlas. En el caso de los conejos, es muy importante saber que se pueden atragantar y es conveniente conocer cómo actuar ante ello.

Muchas personas no saben que un conejo puede sufrir un atragantamiento de forma repentina, lo que le puede llevar a morir en cuestión de segundos. Esto es el motivo por el que los expertos te recomiendan esparcir bien su comida en el suelo para que no coma con ansia y de esta forma prevenir un atragantamiento. Es un animal que come demasiado rápido así que hay que ponerle impedimentos para que lo haga más despacio.

Aún así, pese a tomar precauciones, le puede ocurrir al conejo que se asfixie en un momento dado. Los síntomas más comunes que pueden darte a entender que esto está ocurriendo son los ruidos similares a la tos, el estado de pánico en el que suelen entrar (les da por correr a lo loco sin control), y el intento desesperado por meter aire en su cuerpo. Llegados a este punto, debes mantener la calma e intervenir al igual que harías si le ocurriera a una persona, aplicándole la maniobra de Heimlich.

Hay que conseguir que coma más despacio (iStock)

En primer lugar, debes mantener la calma para poder sujetar correctamente al animal que estará muy nervioso y querrá escapar. Tienes que coger a tu animal poniéndole bocabajo, situando sus piernas a ambos lados de tu brazo de manera que queden a la derecha del mismo sus patas derechas y a la izquierda sus patas de ese mismo lado. Sujétale fuerte con la palma de una mano haciendo una pinza en su pata delantera y pon la otra mano sobre su espalda para terminar de fijarle.

Es importante que mantengas los brazos estirados y estés calmado para intentar que el conejo no se alborote más de lo que ya estará. Es el momento decisivo, el de la realización del movimiento que puede suponer la expulsión del alimente. Debes llevar al conejo hacia arriba, por encima de tu cabeza, y bajarlo muy rápido para imprimirle fuerza al movimiento. De ahí la importancia de mantener los brazos estirados, ya que te permite llevar al conejo más arriba y generar más fuerza centrífuga en la bajada. Agárrale fuerte para que no puedas perderle y repite la acción hasta que expulse el objeto, siempre controlando la posición del conejo para que no se caiga.

Mantener la calma, lo más importante en caso de atragantamiento (iStock)

El atragantamiento de un conejo puede ser cuestión de segundos, por lo que la diferencia de conocer cómo actuar sin duda puede salvarle la vida. Así que ya sabes, si tienes un conejo o alguna vez te haces con uno, no te olvides de practicar la maniobra de Heimlich aplicada a conejos con algún peluche para saber qué hay que hacer si por desgracia llega el momento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.