7 curiosidades del conejo de angora

16 septiembre, 2019 - Maria Aguirre

El mundo de las mascotas tiende a simplificar mucho a la hora de hablar de los posibles animales que se pueden adoptar. Aunque cada vez hay más y mejor información, y también se han multiplicado los comercios especializados en animales con personal muy cualificado, sigue habiendo un gran número de personas que habla de gatos, perros o conejos cuando se refiere al tipo de animal que le gustaría adoptar. Sin embargo, el apellido es tan importante en este caso como el nombre, o incluso más. Es tal la diferencia entre razas que se antoja fundamental conocerlas en profundidad para saber cuál es la que mejor se adaptará a tus circunstancias personales.

Ocurre en gatos y perros, pero también con los conejos, donde existe una variedad de razas mucho más amplia de lo que la opinión pública considera. Uno de los más peculiares es el protagonista de estas líneas, el conejo de angora -no confundir con el famoso gato con el que comparte nombre-, al que te vamos a presentar en profundidad:

Su abundante pelaje es su rasgo más característico (Foto: iStock)

Origen

No se puede precisar a ciencia exacta su origen, pero hay bastante creencia en asociar a la especie a Turquía, de donde habría sido traído a Europa a través del Mediterráneo, introduciéndose posteriormente en la Europa continental a través de Francia.

Nombre

El nombre nos hace conectar de forma irremediable con el gato de angora, del que probablemente adoptó su misma denominación al compartir su característica más peculiar: el abundante pelaje.

Pelaje

Ya lo hemos citado como su rasgo más diferenciador en el punto anterior. Es tal la cantidad de pelo que tiene que la raza de angora se ha multiplicado históricamente por la explotación comercial del mismo y no tanto por ser adoptado como mascota. De hecho, no es el conejo más popular en este sentido. Sin embargo, existen granjas en Turquía y otros lugares como Alemania donde se ha hecho negocio con su pelaje, que puede empezar a recogerse desde los 2 meses aproximadamente.

Especies

Hasta cuatro variedades de conejo de angora se conocen: inglés, pequeño y de espeso pelaje que le tapa prácticamente toda la superficie del cuerpo, incluidos los oídos; francés, con un pelo abundante pero muy liso; el gigante, cuyos individuos son todos blancos sin excepción y además no puede ser esquilado por no mudar el pelaje; y el satén, que destaca por el brillo de su pelo, que es más corto que el de las otras tres variedades.

Hábitat

No son muy exigentes con las condiciones adecuadas para vivir, pero sí conviene destacar que el conejo de angora no lleva bien los extremos. Necesita temperaturas medias y templadas, que no bajen de los 10 grados, pero que tampoco se disparen.

Carácter

Son animales dóciles y mansos, por lo que se adaptan perfectamente a la vida en cautividad. De hecho, necesitan, especialmente los tipos de angora que sí pueden ser esquilados, de mucha atención por parte del ser humano para que el pelaje no se convierta en un problema.

Hay hasta cuatro especies diferentes de este conejo que es dócil y manso (Foto: iStock)

Reproducción

Comparte características con el resto de conejos, ya que pueden reproducirse a lo largo de todo el año a partir de los seis meses -algunos ejemplares un poco antes-; las hembras no manifiestan celo. La gestación, por su parte, dura un mes, dato que es común también con otras especies.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.