Por qué mi pez ha cambiado de color

10 diciembre, 2019 - Maria Aguirre

Cuando no conocemos lo suficiente a una especie animal, llegan las sorpresas, a veces en forma de sustazo. Porque es sabido de forma amplia que el camaleón cambia de color, pero no es el único miembro del reino animal que lo hace, ni mucho menos. Lo hacen, por ejemplo, muchos peces. No significa, eso sí, que compartan también los motivos por lo que lo hace, de ahí que profundizaremos a continuación en los motivos por lo que algunas especies submarinas protagonizan este tipo de cambios.

Fundamentalmente, esto se puede deber a su forma de vida, su alimentación, su grado de madurez y, la más preocupante, por algún tipo de enfermedad. Es común, en cualquier caso, que el cambio de color ocurra en los peces que viven en espacios cerrados pero amplios, tipo estanques; no tanto en los acuarios, donde las condiciones siempre son muy similares, del mismo modo que lo es la alimentación que se les suministra. En los primeros, en cambio, el animal puede alimentarse de algún tipo nuevo de vegetación -suele percibirse en peces blancos que aparecen con el vientre verde- o insectos que le provoquen un cambio del pigmento de la piel.

Su grado de madurez o el tipo de alimentación que lleva puede afectar en el cambio de color (Foto: iStock)

En los acuarios, si el pez está sano y fuerte gracias a que su dueño le aporta la alimentación que necesita con regularidad, puedes descartar esta razón como hipótesis para explicar el cambio de coloración. En cambio, sí puede serlo si lo que le suministras no contiene todos los nutrientes que necesita o si has cambiado la dieta del animal, caso en el que, por si acaso, sí deberías contemplar la opción de que fuera el causante del nuevo color del pez.

Si la alimentación no es el motivo, pueden serlo las condiciones de su hábitat o el grado de madurez del animal, ya que es algo común a muchas especies de los peces que son más habituales en los acuarios domésticos que se produzcan cambios de color en sus primeros años de vida. Del mismo modo, es normal también que algunas especies pierdan intensidad en su color a medida que un individuo se hace mayor. Estos serían los motivos más tranquilizadores porque no conllevan ningún efecto secundario negativo al ser, simplemente, parte de su proceso madurativo.

En cuanto a las condiciones del hábitat, en este caso tanto del acuario como de la habitación en la que esté situado, pueden ser una causa que provoque este tipo de reacción en la piel de los peces siempre y cuando se hayan modificado. Al igual que ocurre con la alimentación, de no haber cambios recientes en dichas condiciones, parece difícil poder apuntar a ellas como un motivo de peso para que un pez o varios de los que habitan en el acuario haya cambiado de color. Aún así, por si acaso, es bueno tener este factor en la quiniela de posibles causas, y tener en cuenta que es necesario mantener siempre limpia el agua, con una temperatura estable y también en un ambiente en el que siempre entre una luz natural similar.

Hay veces en las que lo que varía es exclusivamente la intensidad del tono (Foto: iStock)

Como siempre, si te resulta difícil saber por qué uno de tus peces está variando su tono corporal, y con más motivo todavía si ves que hace cosas raras o que, simplemente, está más apático de lo normal, lo mejor es ponerse en manos de un especialista para que valore el caso en detalle.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.